Los mapas más resistentes del mundo, o The Crumpled City Maps de la empresa óptica italiana Palomar, acaban de ganar la mención honorífica de los XXIII premios Compasso D’Oro ADI. El premio coloca a los mapas “arrugados” en la colección permanente de los productos más destacados del diseño italiano.  Para celebrarlo, la compañía cambia su packaging después de cuatro años en el mercado marcados por éxitos y premios internacionales (European Consumers Choice Award y Design Plus, entre ellos). El logro es más importante aún en la época de los GPS y los dispositivos móviles. Los mapas analógicos de 40 ciudades son obra de Emanuele Pizzolorusso. Son blandas, suaves, pesan sólo 21 gramos y cuestan 12 euros. Se “arrugan” en dos segundos, los mismos que hacen falta para abrirlos. Entran con facilidad en cualquier bolsillo y son impermeables al agua. Y sí, puedes abrirlos bajo la lluvia sin esperar ninguna venganza por parte de ellos.

[photomosaic ids=”14802,14799,14798″]

Además Incluyen 10 Soul Sights, una selección de estos preciados sitios del alma que pretenden emocionarnos en un sitio nuevo. De esta forma, aparte de guiarnos, “los mapas más ligeros y resistentes del mundo“ nos ayudan a sentirnos insiders incluso en una ciudad nueva. Hay cinco mapas diseñados para niños. Y para los amantes de los cielos nocturnos, Palomar ofrece Crumpled Sky, dos mapas arrugados del cielo, que se corresponden con la configuración de los astros en las temporadas de primavera-verano y otoño-invierno. En este caso colaboran el consultor científico Gianluca Ranzini y los expertos en gráficos Alvino.

[photomosaic ids=”14801,14802″]

Desde 1956 Palomar es una de las más destacadas empresas ópticas, con sede en un histórico palacio en el centro de Florencia. Los actuales directivos han decidido dar un giro y no sólo aumentar los servicios, sino satisfacer su propio interés hacia el diseño. Precisamente fruto de esta fusión son los Crumpled City Maps. Aun después de enumerar todas sus ventajas, éstos se guardan un inesperado as en la manga: cuanto más se arrugan, mejor se ven.