Imagina que un anuncio preguntara en su eslogan algo así como, “tranquilo, hasta una mujer podría hacerlo”, ¿te sorprendería? ¿Te haría gracia?

Y si te preguntara lo mismo, pero poniendo en duda la capacidad de un hombre, piensa en tu círculo más cercano, ¿crees que reaccionarían de la misma manera?

Ahora imagina que encontraras una publicidad como la que te vamos a enseñar a continuación:

¿Crees que son reales? ¿De qué año? ¿Qué imagen te sorprende más y por qué?

Stephanie Sarley: la erótica del placer, a través de frutas feministas

Te sorprenderás probablemente si te decimos que el anuncio de arriba es real, en concreto y para ser más exactos, la primera imagen pertenece a un anuncio de mitad del siglo XX.

La segunda es un montaje realizado por el libanés Eli Rezkallah para criticar precisamente, la imagen que hasta hace no mucho han mostrado de la mujer los medios de comunicación y publicidad.

Mediante su serie ‘In a Parallel Universe’ (En un universo paralelo) pretende invertir los papeles entre hombres y mujeres entre algunos anuncios relativamente contemporáneos, con el fin de denunciar la desigualdad y los estereotipos o roles de género que se fomentan socialmente.

¿Podrías encontrar ejemplos similares en la actualidad?

Vemos esto hoy en día y nos parece increíble, pero si nos pusiéramos a analizar la imagen que lanzan los medios en la actualidad, nos daríamos cuenta de la cantidad de ejemplos con los que nos bombardean diariamente.

‘Cosas de chicos’ viraliza la desigualdad de género

Ahora ya no se invita a un hombre a pegar a su mujer (como hasta hace poco), pero condicionan la imagen que hemos creado alrededor de cómo debe ser y comportarse una mujer, sin ir más lejos.

H&M cuestiona: ¿qué significa ser una ‘dama’?