La psicodélica fachada multicolor que recibe a los huéspedes en Le Meridien Barcelona es inesperada y bastante arriesgada para ser la entrada de un hotel de cinco estrellas. La imagen panorámica representa un mapa meteorológico del Mediterráneo que pronostica cielos despejados sobre Barcelona. El fotomosaico está compuesto por cerca de seis mil imágenes que el buscador Google devuelve al introducir la palabra “Barcelona”. Arrival at Work es una metáfora visual, “un filtro que predispone a los huéspedes a empezar a disfrutar de las mejores facetas de la ciudad”, dice el autor Joan Fontcuberta. Es el primer y único español que ha ganado el Premio Hasselblad, el Oscar de la fotografía. La obra se puede ver en otro formato más pequeño y concentrado detrás de la recepción. Es una bienvenida que prepara la imaginación para el imponente despliegue de arte en el hotel. Las tres sillas delante son una copia perfecta de las creadas por el arquitecto Antonio Gaudí y que pueden verse en Casa Calvet. “Se producen por encargo, se trabajan artesanalmente a mano siguiendo la tecnología y los materiales originales.”, nos comenta Ana Miquel, directora de relaciones públicas.

mer1931ex-109806-Arrival art work by Joan Fontcuberta

Las llave de las habitaciones son obra de alguno de los creadores de LM100 Creative Community – el equipo de artistas e innovadores del mundo de la moda, el arte, la música, la cocina y la arquitectura. Liderados por el famoso curador Jerome Sans (co-fundador del museo Palais de Tokyo en Paris), desde 2006 ellos desarrollan una estrategia pionera en la industria hotelera para transformar a la cadena Le Meridien en un lugar donde el arte y las nuevas sensaciones se viven a cada paso. ¡Literalmente! Así por ejemplo, el aroma creado por Le Labbo y que impregna Le Meridien Barcelona, recrea el ambiente olfativo de una antigua biblioteca con toques de incienso, jengibre, iris, cedro y musgo.

Te recomendamos: [El “puro placer” de Taschen desembarca en Milán]

Barcelona Suite

Mediterranean Suite

Mediterranean Suite

Las llaves forman parte de la idea Unlock Art. Aparte de abrir la puerta, ellas invitan a visitar alguno de los museos más importantes de la ciudad. En Barcelona es el MACBA, en Londres la Tate gallery, en Monreal el Canadian Center of Architecture. Y en Vendrell, a unos 70 km de Barcelona, el hotel Le Meridien Ra invita a las bodegas Celler Avgvtvs Forvm, desde donde sale el vinagre que en los últimos quince años se utiliza en la cena después de la entrega de los premios Nobel.

Te recomendamos: [Los hoteles que inspiraron a Lennon, Hemingway o Dalí]

mer1931ag-109811-Sopa Gaudi by Jaume Amigo

En el lobby y el ascensor suena non stop alguna de las mil quinientas canciones divididas en cuatro bloques temáticos según el momento del día. Entre la selección de hits del pop, rock y la música electrónica se escucha la voz de Vanessa Paradis, Sade o la canción Bésame mucho.

Al lado del ascensor está colgada la obra Sopa Gaudí de Jaume Amigó. Son 25 metros que atraviesan toda la escalera. Los 141 discos de los que está compuesta, son platos donde comían los pollos. El artista los encontró abandonados en la finca que compró hace unos años. Inspirado por el arte japonés, Amigó los pinto y envolvió en papel. La escultura está basada en las maquetas preparatorias que hacía el mismo Gaudí para sus edificios. De vuelta en el lobby, está el HUB mirando a la calle, un espacio para descansar, tomar un café o un champan en busca de inspiración. En una de las paredes se proyecta videoarte. Al arsenal artístico puede acceder todo el mundo, no sólo los clientes del hotel. En este sentido la dirección del hotel es crucial. Estamos en La Rambla, la calle más famosa de Barcelona, por la que según cálculos del ayuntamiento, cada años pasan cien millones de personas.

Y para los que se alojan en el hotel, las nuevas suites Mediterráneas ofrecen la atractiva mezcla de diseño interior y exterior, con sus impresionantes terrazas de 40 metros cuadrados. Pero nada como la joya de la corona, la Suite 360° en la novena planta. Su nombre lo dice casi todo. Una panorámica total de Barcelona con prismáticos incluidos. Sí tiene precio. Y es negociable.

Te recomendamos: [Cella Bar, más que un restaurante escondido en el paraíso]

Concierge Desk – Artwork by Joan Fontcuberta