Derramar esa primera gota que lo cambie todo…

La primera gota, la difícil, es de sangre… a veces nos la arrebatan sin permiso, pero en otras ocasiones, alguien logra con suma habilidad que la entreguemos de forma voluntaria para impulsar ese cambio que lo transforme todo. Así es cómo el espectador cede su primera gota en esta historia, como mudo testigo de un trasvase emocional entre dos desconocidos. Te proponemos que pases a la acción y apuestes por esta propuesta alternativa, los miércoles de octubre en Nave 73.