Terry Richardson junto a Mariah Carey

Terry Richardson junto a Mariah Carey

De nuevo Terry Richardson vuelve a la picota informativa con polémica, pero esta vez no por sus supuestos líos de faldas con modelos que tratan de hacerse un hueco en la industria de la moda, sino por una de sus musas más conocidas: Mariah Carey. La cantante es conocida no sólo por su prodigiosa voz, sino también por su gusto por pasar por chapa y pintura tras realizar una sesión fotográfica y constatar que sus curvas no son tan exuberantes como sus fans creen o, cuanto menos, no están donde deberían estar a su parecer.

La diva ha sido acusada en infinidad de ocasiones de haber confiado en exceso de las artes del Photoshop para disimular sus imperfecciones -que no defectos-, pero ahora salen a la luz unas imágenes que lo confirman. Se trata de una colección de fotos captadas por el fotógrafo Terry Richardson, cuya fama es casi tan grande como la polémica que sigue sus pasos. En su habitual escenario de trabajo, una simple pared blanca, el cámara retrató a Mariah Carey sacando su lado más felino y provocativo.

[photomosaic ids=”16178,16177,16176″]

cdv98x28nqsgg7h6yh77Eso sí, Richardson simplemente se encarga de accionar el dispositivo e inmortalizar la escena, pero no hace milagros. Estos llegan más tarde, en el proceso de postproducción, donde la cantante logró no sólo perder esos kilos de más que desde hace años se le resisten en el gimnasio, sino también logra realizarse un lifting, un peeling, un injerto de pelo, una reconstrucción de pecho, una eliminación de estrías, así como un par de sesiones de rayos uva a golpe de click y sin despeinarse.

El resultado no ha dejado indiferente a nadie después de que la web Jezebel filtrase las imágenes del antes y el después de la transformación de Carey, que pasa casi sin inmutarse de una mujer normal y corriente con sus imperfecciones a una diva de exuberantes curvas de portada. La respuesta a esta ‘pillada’ no se ha dejado esperar y se ha convertido en uno de los temas más comentados en las redes sociales y es que, por mucho que se empeñen en demostrar, nadie es perfecto hasta el retoque fotográfico hace de las suyas.