Estas semanas el rey Juan Carlos ha sido motivo de controversia nacional. Su mas que sospechosa sociedad panameña a la que denominó Fundación Lucum, presuntamente creada para esconder unos fondos procedentes de Arabia Saudí, según publica este viernes ‘El Confidencial’. Ha sido la chispa que ha encendido una mecha difícil de parar para la cuestionada casa real. Además de destaparse, una vez más, los tratos especiales con Corinna Larsen y los cerca de 60 millones de euros que la remitió en concepto de donación. Estas informaciones han provocado que el rey emérito decidiera dejar nuestro país y establecer su «supuesta» nueva residencia en Abu Dabi.

Tras su mas que criticada marcha, el barrio de Benimaclet, en Valencia, ha aparecido con una nueva obra de J.Warx, conocido por sus grafitis cómicos sobre la actualidad social y política. Juan Carlos I ha sido el último protagonista del grafitero valenciano, en el que vemos al rey emérito proponiendo hacer un Bizum a quien lo necesite. “Realmente lo hice a mediados de julio cuando la estaba liando todo el rato y le puse varios detalles como un título que ponía ‘Corina real’ o un pin de Suiza en la solapa, pero esta semana lo he modificado”, explica el autor a Huffington Post. Una obra a la que solo tuvo que añadir unas gafas del meme thug life para renombrarlo: ‘Chiques, luego os hago Bizum‘.

Multa por meterse con Juan Carlos

Pero a pesar de haberse convertido en viral, a J.Warx le han llovido críticas de monárquicos a las que ha tenido que defenderse: «no me he metido con la casa real sino con el rey emérito», comentaba.

Dos horas llevó realizar los cambios para «actualizar» su obra. Dos horas, en las que le paró la Policía, algo que le extrañó porque estaba pintando en un “muro de festival”, es decir, aquellos que tienen permiso y están cedidos para pintar, explica. “Me dijeron que no tenía permiso, intenté convencerles, pero fueron a contactar con el dueño. Unos vecinos me vieron y lo más lógico es que me sancionen con una multa de 200 a 600 euros, que se quedaría de 100 a 300”.

Pero la fama de este joven ingeniero químico que lleva media vida entre murales no es de ahora. Hace unos meses se hizo viral cuando retrató al polémico Fernando Simón y su famoso problema con la atragantada almendra.