¿Te has mirado al espejo alguna vez a las cinco de la mañana después de una larga noche dándolo todo?. Sí. Tú. Seguramente más de una vez te hayan dicho: “menuda cara llevas”, “¿con ésa cara vas a entrar en tu casa?“, “¡vas fatal!”. Ahora, Jesús Madriñán se ha propuesto mostrar al mundo los estragos de una noche de locura y, para ello, fotografió a todo el que salía a altas horas de la madrugada de varios locales de Roma.

Proyecto de abogado y licenciado en Bellas Artes por verdadera vocación, Madriñán nos plantea imágenes personales, en las que él mismo parece estar presente en cada una de las instantáneas captadas por cámaras analógicas sin artificios que nunca perderán su personalidad.

Indicios para saber si una fiesta se te irá de las manos

La fiesta en Roma

Ya en 2011 veíamos cómo Madriñán nos hacía partícipes de la noche londinense en su serie ‘Good Night London’ y, ahora, presenta su nuevo proyecto aprovechando su beca con la Real Academia de España que le permitió establecer su residencia en la capital italiana en 2016 y, cómo no, vivir la noche italiana al cien por cien.

La fotografía que te mostrará el rostro de “los sin techo”

Tras unas cuantas salidas decidió crear su nueva serie fotográfica ‘Dopo Roma -Después de Roma’. «Una noche terminé con unos amigos en un after llamado Spazio Ebbro. Aquello me impactó y transmitió tantísimo que enseguida vi claro que tenía que trabajar allí», comenta en declaraciones para elmundo.es. Instantáneas que, inevitablemente muestran la realidad nocturna de cada uno de los retratados con atisbos de querer esconder algo que nunca deben contar.

«Roma es una ciudad verdaderanente extraña, el turismo es tan invasivo que la vida real de la ciudad y de sus habitantes tiene lugar en el extrarradio. Así, las discotecas y afters suelen estar en medio de ninguna parte, casi siempre en espacios que parecen estar al margen de la ley», señala para elmundo.es. Lugares extraños que, aparentemente llenan el lugar de fiesta, alegría y desfase que contrastan extrañamente con la serenidad de cada una de las fotografías de Madriñán.

La fotografía más folk de Daniel Santalla