Si algo caracteriza a James Franco es que no parece conformarse con papeles cómodos sin trascendencia emocional e interpretativa y se ha propuesto firmemente consolidar su carrera con proyectos marcados por la controversia y la polémica. Este actor, guionista, director, productor, modelo… dejó hace mucho tiempo atrás el ‘Duende Verde’ (Harry Osborn, en la trilogía de Spiderman de Sam Raimi) para incorporar a su trayectoria cinematográfica una larga lista de interesantes papeles empujado por ese afán experimental que tan buenas ‘perlas’ interpretativas nos ha dejado.

Y es que a Franco se le acumulan los proyectos…  A la espera de ‘The Masterpiece’, que también dirige, y tras la reciente ‘King Cobra’, sobre la vida y obra de Brent Corrigan, icono de la industria pornográfica gay, y después de pasar por inolvidables propuestas como ‘Milk’ donde interpreta al joven amante del protagonista o ‘Howl’ encarnando al legendario poeta Allen Ginsberg, por fin llegará a nuestras salas ‘I am Michael’.

Bajo las órdenes de Gus Van Sant, con quien ya trabajó en ‘Milk’ y a quien ha definido como ‘su director preferido’, Franco vuelve a interpretar uno de esos papeles que no dejará indiferente a nadie: Michael Glatze, un abogado activista LGTB que renegó de su homosexualidad para convertirse en pastor homófobo.

Lo que parecería una historia un tanto inverosímil es una biografía real: este abogado, que llegó a ser fundador de la revista Young Gay America y colaborador en XY, acabó convirtiéndose al cristianismo y erigiéndose como uno de líderes del movimiento antigay. Actualmente habita en un pequeño pueblo de Wyoming donde dirige una congregación.

Franco protagoniza esta curiosa historia que está basada en el artículo del periodista Benoit Denizet-Lewis para The New York Times, titulado ‘My Ex-Gay Friend’. Este antiguo antiguo amigo del propio Glatze y con el que colaboró en XY, narraba la historia del personaje  interpretado por Franco y su amante, Benjie Nycum (en la película, Bennet), interpretado por Zachary Quinto y hoy en  día casado con otro hombre y vive en Canadá. Junto a ellos, figuran Daryl Hannah, Emma Roberts interpreta a la que sería su esposa, y Charlie Carver interpreta a Tyler, que establece una relación con Michael y Bennett.

 

Para sus creadores, la clave de la cinta no se centra tanto en este drástico cambio del personaje como en el poder de la creencia, el deseo de pertenencia y la conciencia del ser humano ante la muerte, ya que Glatze siguió el camino de un cristianismo fundamentalista, bajo la literal interpretación de la Biblia, al temer por su salud y creer que podía morir debido a la enfermedad cardíaca que acabó con su padre. Esta crisis vital desembocó en esta extraña ‘metamorfosis involutiva’ sobre su identidad sexual.

Casi dos años después de su presentación en el Festival de Sundance de 2015, ‘I Am Michael’ -cuyo estreno está previsto para el próximo 27 de enero- promete ser uno de las grandes títulos de cine LGBT del 2017 a pesar de su limitada distribución. Aquí te mostramos un suculento aperitivo: