En pleno centro histórico de Palma de Mallorca, en una de las calles más antiguas de la ciudad, еntre la iglesia de Sant Jaume y el convento de Santa Magdalena, ambas obras son del siglo XV, el boutique hotel Sant Jaume es tan discreto que fácilmente puedes pasar por alto la entrada. Nada más entrar y detrás de la recepción, la solera de esa casa del siglo XVIII se fusiona con el arte moderno a través de la instalación del artista conceptual valenciano Robert Ferrer i Martorell. Su obra minimalista y geométrica – un panel vertical de doce metros en blanco y azul, domina el atrio.

Una pieza que puede ser vista desde todos los ángulos del espacio, como una columna vertebral en el edificio que nos acompaña a todas las plantas del hotel y de ese modo puede ser releída desde las diferentes alturas”, comenta Robert para Malatinta.

Más obras modernas junto con el diseño de muebles e iluminación vanguardista en un ambiente histórico potencian la sensación de lujo atemporal. El elemento fetiche más divertido del espacio es la piña que aparece en distintos formatos: en el follaje de los papeles pintados o directamente como pequeñas esculturas doradas. Tienen un privilegiado lugar incluso en la mesa del chef Tomeu Caldentey del restaurante Tomeu en la primera planta. Fue el primer chef mallorquín galardonado con una estrella Michelin.

Sant Jaume es uno de los cuatro hoteles boutique de IT Mallorca Unique Spaces Group. Se encuentra a pocos pasos del Paseo del Borne, la zona cultural y comercial más “it” de la ciudad, y a cinco minutos a pie del Paseo Marítimo.

Haze Kware, el fotógrafo que nos guía por Toulouse a través de la danza

Uno de los tesoros mejor guardados del hotel es la terraza solárium en la cuarta planta. Desde allí se divisan unas  maravillosas vistas al casco antiguo y a la Catedral. Al servicio del body&soul, tumbonas de diseño y una plunge pool. Y para los que prefieren algo más de adrenalina, el hotel ofrece las llaves de la lujosa lancha italiana Invictus 280 GT para hasta ocho personas. Para relajarse luego con un sugerente tratamiento de belleza, como por ejemplo el Geisha beauty: masaje facial japonés Kobido con efecto lifting inmediato, seguido de mascarilla natural de matcha y la fruta cítrica oriental yuzu.