No es tontería eso que dicen que en cuestión de minutos te puede cambiar la vida. Tan drástica es esta cruel afirmación que el cambio puede ser tan brusco que en pocos segundos la vida puede tornarse en muerte y no da tiempo ni a ser conscientes de ellos. Y, como muestra, un botón. Esto es lo que le ha sucedido a las siguientes personas que, sin pensarlo, su selfie ha logrado dar la vuelta al mundo y no gracias a que la fotografía que han captado en impresionante en sí, sino por la historia que queda grabada tras ella: su propia muerte.

¿Un tornado? Primero selfie y luego a correr

A este joven no le dio tiempo a escapar de un gigante de viento que se dirigía directamente hacia él. Si el reflejo innato de cualquiera a ver un tornado es salir huyendo, él pensó que sería una buena imagen para el recuerdo… ahora todos le recuerdan por la foto.

1.-min

Fui a Sevilla y me dejé caer por Triana

Estudiante de medicina de 23 años, Sylwia Rajchel se hacía un selfie en el Puente de Triana de Sevilla cuando cayó al vacío. No pensó que sería peligroso subirse a la barandilla para captar una imagen más impresionante.

2-min

Selfie, me caigo al agua… y muero electrocutada

Xenia Ignatyeva tenía 17 años cuando captó su última foto. Estaba haciéndose un selfie en un ferrocarril de San Petersburgo cuando cayó al agua. Pudo agarrarse a unos cables para no morir ahogada, pero 1.500 voltios recorrieron su cuerpo.

3-min

El selfie, el peor ejemplo para sus hijos

Una familia polaca disfrutaba de unos días de asueto en Portugal cuando decidieron saltar una barrera para salir en un selfie al borde de un acantilado. Los padres de los dos niños dieron al botón de su cámara, pero justo después cayeron ante la atenta mirada de sus retoños.

4-min

Caída mortal por una foto digna de Instagram

Una joven italiana se encontraba de crucero por Taranto cuando perdió el equilibrio y cayó por la borda. Estaba tratando de inmortalizar la costa con un primer plano suyo, pero el flash no llegó a saltar y fue ella quien lo hizo primero.

5-min

¿Selfie con un arma cargada? Imposible sobrevivir

Óscar Otero es un joven mexicano que quería mostrar al mundo que posee una pistola. Lo que no sabía es que estaba cargada y lista para su uso. Se llevó el cañón a la cabeza, sacó el móvil y apretó el gatillo en vez del botón de la cámara. Resultado: obviamente muerte.

7-min

La canción feliz que me hace feliz”

Estas fueron las palabras de Courtney Sanford a sus seguidores de Facebook y que acompañaban un selfie muy sonriente mientras conducía. Le dio tiempo a subir la imagen a su perfil personal, pero no se percató de que un camión se topaba en su camino y terminó muriendo en un amasijo de hierros.

8.-min

Más selfies, más caídas… más muertes

Lo que le sucedió a Karen Hernández, una niña mexicana de 13 años podría parecer ya normal si repasamos este listado. Trataba de dejar constancia de su paso por el río El Turañ en Durango cuando se precipitó al agua. La corriente del caudaloso río terminó el trabajo.

9-min

¡Un selfie de impacto!

Edwin de Chiyyaram, un joven indio de 15 años, quería llevarse a casa un recuerdo de su paso por una estación de trenes sacándose una foto junto a uno de los vehículos. No reparó en que este estaba en marcha, iba directamente hacia él y no tuvo tiempo de frenar y terminó golpeándole sin piedad.

10-min