2Hay muchos artistas que saben explotar la hermosura de sus modelos, pero no son tantos aquellos genios del pincel que logran plasmar sobre el lienzo la fealdad que también se encuentra en el ser humano. El museo Boijmans de Rotterdam así lo ha entendido y desde finales del mes de septiembre ofrece una muestra de retratos del pintor austríaco expresionista Oskar Kokoschka, conocido por atreverse a enseñar las carencias de belleza implícita en ciertas personas –la mayoría- como medio para describir la psicología.

“Con sus retratos psicológicos, Kokoschka se atrevió a enseñar la fealdad, que a su entender también pertenecía a las personas, y eso era nuevo en ese momento”, reconocía para la Agencia Efe Beatrice von Borman, conservadora de esta colección, sobre el artista que rompió con la tendencia realista y decorativa predominante a principios del siglo XX.

[photomosaic ids=”3537,3536,3535,3534″]

En total, la muestra está formada por 150 piezas entre dibujos y pinturas, además de otros enseres personales de Kokoschka como cartas, bocetos de algunas de sus creaciones y hasta una falda que diseñó para una de sus conquistas. Algunos de estos objetos de deseo forman parte de colecciones privadas y han sido cedidas exclusivamente para esta muestra, pudiendo encontrar entre ellas incluso piezas inéditas. Con ello, se ofrece un paseo por la historia creativa de este pintor austriaco desde su primer autorretrato fechado en 1906 hasta su última obra realizada en 1970 y que coincide en que también fue un dibujo de sí mismo.

[photomosaic ids=”3533,3532,3531,3530,3529,3528,3527″]