Fotografía, body painting y gastronomía, tres formas diferentes de crear arte, pero unidas en un mismo proyecto bajo el título Fat Flag. Un proyecto que vio la luz, gracias a la estrecha relación entre dos artistas franceses: El fotógrafo Jonathan Icher y la maquilladors Anastasia Parquet. Una serie que tras horas de maquillaje dio como resultado un -patriotismo gourmet-.

Fotografías en las que comida y modelo hacían de nexo entre sensaciones e imágenes. Modelos de nación creados como cliché del país. Un huevo frito, el clásico del desayuno inglés; un buen croissant, del francés; una pieza de nigiri de salmón japonés, junto a la famosa y querida hamburguesa de Estados Unidos y, desde luego, el símbolo gastronómico italiano por excelencia: El espagueti. Todo ello unido a un body painting creado a la perfección para el momento y una fotografía en la que la luz y expresión nos hace recordar con un simple vistazo cada país, ayudan a conformar Fat Flag.

[photomosaic ids=”6515,6516,6517,6518,6519″]