Cada día el ser humano demuestra más su indiferencia y egoísmo sobre el mundo animal. Contaminación, deforestación, destrucción del hábitat, malos tratos, abuso animal y así, una lista inmensa de daños que, sin querer o queriendo, ejercemos sobre los que menos culpa tienen: los animales. Tan sólo en los últimos 20 años se han extinguido 27 especies animales, lo que significa que especies como el oso polar tienen un final más que previsible: la desaparición del planeta. Una preocupación que demuestra en cada uno de sus trabajos Amy Hamilton.

Licenciada en diseño gráfico por el St. Lawrence College, Hamilton utiliza como protagonistas de sus obras figurativas a distintos animales, con los que experimenta y combina las técnicas más tradicionales como el gouache, grafito o la tinta, junto al retoque digital que le ayuda conferir una mayor entidad a su trabajo. Sus impresionantes obras se han convertido en todo un fenómeno viral en la red, desde que publicó sus ‘prints’ en la web Society6, en la que puedes adquirir alguna de sus ilustraciones.