Que el verano ha llegado ya es un hecho consumado. Que la alegría y color han vuelto a la vida, también. Que sean los protagonistas de una nueva instalación, es algo nuevo con lo que no contábamos desde hace unas semanas.

[photomosaic ids=”44018,44019,44020″]

La artista Mademoiselle Maurice ha sorprendido a propios y extraños con una curiosa, a la vez que divertida y sorprendente decoración exterior de un edificio que iba a ser demolido, con el consecuente traslado de sus residentes a otro en mejores condiciones. En colaboración con la galería Mathgoth, alrededor de unas 15.000 aves realizadas en papel de color han dado vida a este casi desaparecido lugar.

[photomosaic ids=”44021,44022″]

El contraste que se puede observar en las instantáneas tomadas es grandioso, ya que la superficie cubierta con este trabajo de origami alcanza los 2.000 metros cuadrados de la fachada. El fondo oscuro dota de mayor luminosidad al efecto creado en su muro. El resultado es un bonito motivo decorativo que ha conseguido ser el mayor mural urbano creado en la ciudad de París. Sus seguidores ya lo han bautizado como “Maurigami”.