kenedy-dibujo-310x454El asesinato de John F. Kennedy conmocionó la opinión pública y grabó en la subconsciente del mundo occidental una imagen difícil de olvidar. Es por ello que todo aquello que haga referencia a aquel atentado pertrechado el 22 de noviembre de 1963 se tasa en miles de euros. Es así con la colección de objetos personales del expresidente de los Estados Unidos que saldrá a subasta el próximo miércoles 13 de noviembre en la casa de subastas RR Auction.

Entre los 228 objetos y recuerdos de Kennedy se encuentra un bosquejo que el exmandatario dibujó a lápiz en Hotel Rice (Houston, Texas) un día antes de su trágico asesinato. Este boceto que ahora sale a subasta muestra un pequeño velero, un objeto recurrente en las numerosas hojas de papel que el que fuese considerado el hombre más poderoso del mundo cubría con diversos garabatos, palabras y, sobretodo, pequeños dibujos.

Tal y como recoge la agencia de noticias Efe, esta pieza es distinta a todas las demás: “No sólo fue pintado un día antes de su muerte, sino que fue dibujada el día en el que Kennedy se dirigió por primera vez a los latinos como minoría y bloque político”, remarcó el vicepresidente de RR Auctions, Bobby Livingston, quien calificó este bosquejo como “excepcional”.

how-to-draw-john-f-kennedy-jfk_1_000000002104_5Esta obra no es la primera vez que ve la luz, ya que formó parte de la colección que recorrió el país de costa a costa durante el verano de 1964 en una gira conmemorativa de su trágica muerte. En ella se mostraron decenas de bocetos que el expresidente realizó durante su carrera presidencial y que, tras su asesinato, fueron recopiladas por su secretaria personal, Evelyn Lincoln. Además, la última creación de Kennedy ilustró en 2006 el libro Presidential Doodles de la revista Cabinet Magazine.

No obstante esta selección de objetos personales del exmandatario estadounidense no sólo se centra en su faceta artística. También serán subastados en internet otras piezas cotizadas por los coleccionistas como puede ser un reloj de pulsera Bulova, numerosas fotografías privadas y otras icónicas que inmortalizó el fotógrafo Bachrach e incluso diversas notas manuscritas. Una amplia colección que conseguirá sin problemas una jugosa recaudación.