El arte de perseguir al conejo blanco

Su misión es invitarnos a traspasar los límites de la realidad sin que seamos conscientes de ello. Su aparente inocencia contrasta con la verdadera naturaleza trasgresora que tiene el personaje del Conejo Blanco para Alicia en el País de las Maravillas: es el guía del onírico mundo en el que esta niña se convierte en total intrusa. Oculto en aparentes apariciones espontáneas recurrentes impulsa a la acción a esta curiosa y un tanto incauta protagonista.

Muchas son las teorías que envuelven el aura de este libro de Lewis Carroll –seudónimo de Charles Dodgson- y muchos son los ámbitos a los que se quiere inscribir este surrealista relato: conspiraciones masónicas, alucinaciones por opiáceos, simbología satánica… y es precisamente este mundo caótico y sin sentido y su carácter esotérico y enigmático lo que ha inspirado a ilustradores, realizadores cinematográficos y artistas de todo tipo a plasmar distintas visiones de sus personajes.

Que este personaje despierta furor es un hecho innegable. Prueba de ello es que ha sido objeto de una ferviente persecución recientemente en Valencia: los carteles de un festival de cine que lucían al famoso conejo han sido arrancados de las paredes de forma masiva.

Desde su primera adaptación cinematográfica en 1903, este animalillo obsesionado con el tiempo ha recorrido los fotogramas de diversas películas. La idea de que puede llevarnos a conocer los límites de la realidad es lo que inspiró a los hermanos Wachoksy en Matrix: el mensaje “sigue al conejo blanco” es el origen de la relación de Neo y Morfeo y es éste último quien compara al personaje de Keanu Reeves con “Alicia cayendo por la madriguera del conejo” y a quien ofrece una píldora roja como puerta para un País de las Maravillas que le enseñará “qué profundo es ese agujero”.

[photomosaic ids=”4041,4042,4043,4044,4045,4046,4047,4048,4049,4050″]

Una isla misteriosa y llena de enigmas se convierte en ideal escenario para este ser. En el capítulo “El Conejo Blanco” de la serie Perdidos (Lost), el personaje de Jack Shepard es “guiado” a través de la persecución de sus alucinaciones hasta el vital agua potable que garantizará la supervivencia de sus compañeros en la isla. Otras apariciones en el cine son un tanto más peculiares, como el siniestro conejo de Donnie Darko, las metáforas implícitas en el Sherlock Holmes de Guy Ritchie o la propia miniserie Syfy Alice en la que White Rabbit es una organización secreta que trabaja para la Reina.

Sin embargo, no hay mejor visionario para dar forma este alocado y caótico mundo que la particular mirada de Tim Burton. Tenía ante sus ojos un tremendo reto: evitar el imaginario colectivo creado en torno a la celebérrima película clásica de Disney para recrear desde su peculiar estilo un nuevo Wonderland. Los idóneos diseños vinieron rubricados a mano de Kei Acedera y Bobby Chiu, dos ilustradores canadienses que fueron aderezados con el conceptart de Michael Kutsche, encargado del diseño de los personajes. El resultado final fue un nuevo Conejo Blanco, esta vez con nombre, McTwisp. Ofrecía bajo la voz de Michael Sheen, un personaje un tanto más irritable e inflexible con su partenaire Alicia.

Ilustración Conejo Blanco

Ilustración Conejo Blanco

La ilustración y la pintura han sido desde su origen sus fieles compañeros. Desde John Tenniel -artista que ilustró la obra original de Carroll en 1865 con 34 viñetas, probablemente las más famosas y que han inspirado multitud de creaciones posteriores- hasta grandes como Dali pasando por Charles Blackman o las experiencia fotográfica de Abelardo Morel. Otros, como Hillary White le sitúa en famosas representaciones pictóricas como “El Grito” o “Mona Lisa” mientras que Aleksandra ofrece un estilo fairytale. El mundo del tatuaje y el manga muestran increíbles adaptaciones de este personaje igualmente.

Incluso figura en las vidrieras de la All Saints Church de Daresbury, una iglesia anglicana que sirve de homenaje a Carroll: la inusual Ventana Carroll diseñada por Geoffrey Webb y que muestra una curiosa escena de la Natividad en la que están presentes los personajes de Alicia en el País de las Maravillas.

Bastan estos escasos ejemplos para comprobar la creatividad derrochada en torno a este personaje, un mamífero lagomorfo que no tiene nada de común. Su personalidad es tan atrayente que le ha mantenido en constante evolución durante siglo y medio. No te lo pienses: si te lo encuentras, sigue al conejo blanco, significa que el universo quiere mostrarte algo.

 

Anterior

Alice in Wonderland (1903)

Siguiente

Warhol se viste de Dior

1 Comentario

  1. joseph arthur

    Quiten El fondo horrible q no deja leer el contenido q se deja ver INTERESANTE

Deja un comentario

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén