Las estudiantes de la universidad femenina Wellesley College se han encontrado, a las puertas de su residencia, una escultura hiperrealista de Tony Matelli denominada El Sonámbulo (The Sleepwalker) como parte de una obra del Museu Davis en Boston.

La escultura, que va ataviada simplemente con un calzoncillo blanco, ha creado gran revuelo y las residentes del colegio ya han recogido más de 700 firmas para su retirada porque, según ellas, la consideran cercana al acoso sexual y les provoca estrés su presencia.

[photomosaic ids=”8849,8850,8851″]

Pero no es la única obra que ha creado polémica por su realismo como por su intención; Big Men de Ron Mueck fue catalogada por los críticos como “la representación de la soledad de la sociedad actual” o las obras de Sam Jinks como The Hanging Man (El hombre colgante), que intentan interpretar la fragilidad del ser humano, fueron motivo de escándalo durante su presentación y de gran repercusión mediática.

[photomosaic ids=”8852,8853″]

Acercar las obras al gran público, según la directora del Museu Davis, que con la exhibición pública de El Sonámbulo, se ha querido sacar las obras de arte fuera del museo y observar las reacciones que tiene el público que las contempla y su interactuación con las mismas o crear polémica, como creen las estudiantes del colegio mayor, una combinación perfecta para tener una publicidad fácil y rápida a nivel mundial.