En el año 1981, la animación titulada “The fly” sorprendía a todos gracias al rápido movimiento que posee, el magnífico dibujo y, por encima de todo, por mostrar la vida a través de los ojos de una mosca.