¡CONTENIDO NO APTO PARA CORAZONCITOS SENSIBLES!

No nos viene de nuevas que dentro del canon oficiado y propagado a los cuatro vientos por Disney, todo suele acabar bien. En el mundo de una de las multinacionales de animación más conocida y aclamada todo es color de rosa, todo son lecciones de vida, de amor o respecto a las relaciones familiares, tema que, por cierto, últimamente se ha convertido en bastante común, pasando de largo a esa gran temática universal de príncipes y princesas enamorados. A nadie le resulta extraño que una película Disney acabe bien y que la protagonicen personajes memorables; sin embargo… seguro que alguna madre saldría espantada de la sala con su hijo bajo el brazo de haber terminado alguno de los clásicos Disney, como acaban los que os traemos hoy.

Jeff Hong se llama el animador responsable de un tumblog (Unhappily ever after) que viene, como mínimo, a levantar alguna que otra crítica y, al menos por nuestra parte, muchas risas. La historia de los personajes de Disney es vista en las creaciones de Hong, desde el polo más opuesto. Nuestros queridos personajes para el recuerdo son, esta vez, unos pobres diablos, unos desgraciados que hubieran traumatizado nuestra infancia de haber tenido que crecer con ellos. (Siempre es mejor crecer pensando que un príncipe vendrá a buscarnos en su alfombra voladora)

A diferencia de la felicidad con la que podemos ver nosotros una película Disney, Hong se plantea cómo hubieran afrontado los problemas los personajes Disney si sus mundos e historias hubieran sido llevadas al extremo más depresivo (¿o quizás deberíamos decir al extremo más lógico y real?): Mulan no hubiera salvado a su país. Ariel hubiera acabado víctima de algún desastre petrolero varada en la playa. Dumbo hubiera sido maltratado por los siglos de los siglos. Alicia en su búsqueda de botellitas quién sabe dónde hubiera terminado. Y Cenicienta se hubiera cansado de sus hermanastras, se hubiera escapado de casa y hubiera terminado en la calle, vestida con harapos. ¡¡¡A Bambi quizás le hubieran cazado!!!

Quizá la palabra de Hong no sea la más halagüeña, pero su desparpajo a la hora de deshacerse de esos cánones con los que todos hemos crecido (nos han impuesto), es de aplauso. La crítica que con ello hace a todas estas películas, también.

[photomosaic ids=”12564,12565,12566,12567,12568,12569,12570,12571,12572,12573,12574,12575″]

¿Cómo se os ha quedado el cuerpo? Pues nos queda por daros la información más importante… Jeff Hong, ahora en Nickelodeon, ha trabajado como animador de Disney durante muchos años. Hércules, Mulán o Tarzán son solo algunas de las producciones en las que ha participado. Si es que no hay nada como criticar las cosas con pasión, cuando las vives desde dentro …