No es fácil adquirir la costumbre de limpiarse la cara todos los días antes de acostarnos. Sin embargo, una vez hemos logrado incorporar esta práctica a nuestra rutina diaria, debemos preguntarnos si lo estamos haciendo de la forma más apropiada y conveniente para nuestro cutis. Precisamente para evitar que, habiendo logrado lo más difícil que es crear el hábito, no le saquéis todo el partido posible, os contamos los 5 errores más comunes en esta rutina fundamental:

limpieza-de-cutis-casera-profunda
1. Castigar la zona de los ojos. Desmaquillarnos los ojos con el mismo limpiador que usamos para el resto de la cara es un fallo que la mayoría cometemos. Esta zona de la cara es muy sensible y el no cuidarla de la manera adecuada puede tener como consecuencia la aparición prematura de arrugas. Es necesario utilizar una loción indicada para esta zona, ya sea en forma de gel o líquido, impregnar un disco de algodón con ésta y arrastrar con cuidado y en todas las direcciones para eliminar cualquier resto de rímel que pueda quedar.descarga
2. Usar un producto cualquiera para limpiar el cutis. En función de cada tipo de piel hay que elegir un producto u otro. Hoy en día existe una gran variedad de productos y para todos los tipos de piel, por lo que no hay excusas que valgan para seguir utilizando cualquier jabón para desmaquillarnos a diario. Tampoco es bueno abusar de las toallitas desmaquillantes, está claro que nos pueden sacar de un apuro en ocasiones especiales pero no debemos tomarlo como costumbre.limpieza-facial-casera-1
3. Olvidarse del cuello. Una de las razones de la aparición de granitos o arrugas prematuras en esta zona es que a la hora de llegar a casa y limpiarnos la cara, el cuello resulta ser el eterno olvidado. ¡Pues esto ya se acabó! De ahora en adelante hay que dedicarle el mismo tiempo que al cutis.evitar-la-flacidez-del-cuello
4. Finalizar la rutina con tónico. Sí, el tónico ayuda a cerrar los poros, regula el PH de nuestra piel y limpia en profundidad, pero nunca debe ser el último paso de nuestra limpieza, pues el siguiente error es:
tonico--z
5. “Olvidarse” de la crema hidratante. Es imprescindible finalizar la rutina aplicándonos crema. Lógicamente una crema o sérum adaptado a nuestro tipo de piel. Debemos acabar con el falso mito de que la crema hidratante engrasa la piel y aumenta el acné. Esto no es así, si utilizamos el producto más adecuado para nuestra dermis ocurrirá todo lo contrario, conseguiremos incrementar la elasticidad de nuestra piel, ayudando a mantenerla joven y radiante.930x530mujer_jugando_con_agua_feliz