Diego de Velázquez, Caravaggio, Rubens, Jan Vermeer o Murillo son algunos de los mayores exponentes de la pintura Barroca que, a finales del siglo XVII y principios del XVIII, consiguieron dar forma al verdadero Siglo de Oro de la pintura y del que, ahora, podemos volver a disfrutar en pleno 2018 gracias a la artista hawaiana Christy Lee Rogers.

Christy Lee Rogers – Bombay

Aunque pudiéramos pensar a simple vista que son imágenes sacadas del mejor catálogo de pintura barroca estaríamos más que equivocados. Rogers comenzó a investigar qué ocurriría si usaba como herramienta las espectaculares puestas de sol en su trabajo, tras multitud de intentos consiguió crear relaciones cromáticas que le permitían dar una vuelta de hoja a las reglas de iluminación que hasta el momento había sido fundamentales para la fotografía contemporánea, dando como resultado un trabajo que parece transportarnos a esos siglos de oro de la pintura de los grandes clásicos.

Orgías y botellón la vida moderna de los héroes clásicos

Con cada puesta de sol da comienzo el trabajo de Rogers; sus modelos se sumergen bajo el agua y los pocos rayos de sol que se atreven a traspasar las aguas, consiguen la armonía perfecta para dar sentido a un fin: la lucha y purificación.

Christy Lee Rogers – Alive

Su ultima serie ‘Muses’ ha formado parte de ‘Art in Progress’, un proyecto que junto a siete artistas más convirtieron las molestas vallas de las obras de New York en una galería a pie de calle para el disfrute del público que se cruzaba con ellas. Una serie que da significado a un año de pérdidas personales que como ella misma comenta: “estas imágenes finales representan un lugar suave y pacífico que imagino que existe, donde puedes ser libre para dejar ir y experimentar la belleza que te rodea”.

Christy Lee Rogers – A Dream Dreamed in the Presence of Reason

Christy Lee Rogers – Shine

Te has ido de fiesta con la Mona Lisa y ni lo sabías

Christy Lee Rogers – Rhapsody

Christy Lee Rogers – The Paradoxes

Los profesores cuentan sus anécdotas diarias a través de cuadros clásicos y gifs de Disney