Durante años hemos visto cómo la sociedad imponía un modelo de belleza femenina basado en la extrema delgadez de las modelos y de lo que «los entendidos» del mundo de la moda denominaban «chica perfecta«. Un maniquí de 90-60-90 que no se asemejaba a la realidad y de la que grandes clásicos de la pintura barroca como Rubens se alejaban para poner como protagonista de sus grandes obras a chicas «curvy». ‘Las tres gracias’ es un gran ejemplo de cómo la verdadera naturalidad femenina se convertía en pleno s.XVII en la auténtica perfección. Hoy parece que hemos vuelto a abrir los ojos y podemos afirmar que el 90-60-90 ya no es el cuerpo perfecto.

Modelos como la británica Kelly Brooks o la influencer Tabria Majors han conseguido abrir los ojos a una sociedad en la que el arroz con pollo y las grandes cantidades de líquidos se convertían en el menú perfecto de las top models.

Bendita imperfección: adiós a la mujer ‘perfecta’

Kelly Brook la modelo con el cuerpo científicamente perfecto

Pues sí, contrariamente a lo que nuestros prejuicios nos puedan hacer pensar, Brooks tiene el cuerpo científicamente perfecto. Un estudio realizado por la Universidad de Texas y por el reputado cirujano plástico Patrick Malluci, miembro del Colegio Real de Cirujanos de Inglaterra y respaldado por el University College London, concluía que Kelly Brook de 36 años, no sólo tiene el «cuerpo perfecto», sino que además tiene un cuerpo real, debido a que no se ha sometido a cirugías estéticas y ha estado embarazada en dos ocasiones.

Una belleza «totalmente natural y científicamente perfecta» a la que el gran Rubens adoraría, ya que como él vaticinaba, representa la verdadera armonía y proporción. Sus 1,68 metros de altura y sus medidas de 99-63-91, dan forma a las proporciones más cercanas a la perfección absoluta, según el análisis del promedio armónico del cuerpo humano que incluyó la edad, las medidas del rostro, el cabello, los pechos, las caderas, la cintura, las piernas, la espalda, y hasta del cuello.

View this post on Instagram

Sunshine 🇬🇧

A post shared by Kelly Brook (@iamkb) on

Tabria Majors: la influencer «real»

Otro ejemplo de belleza «totalmente natural y científicamente perfecta» es el de la influencer americana Tabria Majors. Desde que fuera portada de la famosa Sports Illustrated, gracias al fotógrafo Yu Tsai que posó para él en Belize tras hacerse con el primer puesto en SWIMMIAMI 2017, sus curvas se han convertido en un auténtico monumento al que rendir culto.

Te recomendamos: [La belleza de una mujer según 25 países]

Con sus más de 900 mil seguidores en Instagram nos demuestra cada día que no hay que estar delgada para poder lucir un bikini ni esconder tu cuerpo, porque no se adapte a los cánones de la industria de la moda. Ella y sus compañeras están convencidas que conseguirán cambiarla.

View this post on Instagram

Fat & Boujee 👙 @andi_bagus 📷 @jessyjphoto

A post shared by Tabria Majors (@tabriamajors) on

Foto portada Jessy J Photo

Supermodelos de antes y ahora