Categoría: Design (Página 1 de 39)

Origami para adornar tu mantel

Que la cerámica es una de las técnicas escultóricas más antiguas de la civilización es una realidad total. Que forma parte de nuestra vida gracias a su utilidad, también. Que es uno de los elementos decorativos más baratos y agradecidos que encontramos en todas las casas de lo alto, largo y ancho de este planeta, no admite duda alguna. Que aún puede sorprendernos decorativamente de una manera agradable, también.

[photomosaic ids=”48447,48448,48449″]

Las artistas alemanas Stine Paeper y Angelina Erhorn tuvieron claro que el diseño era una salida profesional con miles de alternativas. Entre ellas, el diseño de elementos de uso cotidiano  ha sido su especialidad, desde el menaje hasta el mobiliario, empleando siempre materiales de calidad en sus creaciones. Uno de esos trabajos ha llamado poderosamente la atención por su sentido práctico y original.

[photomosaic ids=”48450,48451,48452″]

Si el uso de la cerámica es mundialmente conocido, el empleo del diseño como si ésta se tratase de papel para realizar origami ha sido todo un acierto por parte de sus creadoras. El efecto de realidad y la armonía del conjunto son únicos. La belleza que despiertan y la originalidad de adornar la mesa para una ocasión especial de esta forma no pasan desapercibidas. Desde los platos, pasando por los cuencos y los vasos, cada uno de ellos rezuma un sutil sentido de informalidad y cercanía, así como de autenticidad, que solo los paladares más ingeniosos van a atreverse a llevar sobre el mantel.

Siete Jardines en Grazalema

Una de las novedades que trajo la llegada de un nuevo estilo arquitectónico como el Barroco fue la concepción de nuevos espacios a través de la introducción de nuevas plantas. Una de las más novedosas fue el uso de formas curvas, ovaladas y ovoides en la creación de espacios para arquitectura civil y religiosa. El suizo Francesco Borromini supo sacar todo el partido a estos elementos creando edificios que fueron una gran revolución para un estilo que se consagraba en el país cuna del arte por excelencia. Y el uso de estas formas aún sigue muy viva en la actualidad. Tal es así que la firma de arquitectos valenciana Fran Silvestre ha realizado un impactante proyecto de vivienda en uno de los lugares más frecuentados por la alta sociedad de nuestro país.

[photomosaic ids=”48084,48085″]

Ubicada en la conocida urbanización de Sotogrande, la Casa de los Siete jardines es una concepción diferente de vivienda. El juego de la curva y la contracurva está presente en la planta, cuyo resultado no tiene nada que ver con la arquitectura tradicional. Se consigue una estructura única e inusual que recuerda a las formas de los arcos conopiales que se usaban en el gótico. Se crea así un elemento artificial que encaja perfectamente sobre el terreno donde se ubica.

[photomosaic ids=”48086″]

El aspecto exterior tiene mucho que ver con la meteorología del lugar y de la cercana Sierra de Grazalema. El fuerte contraste de las zonas más áridas, la marisma y la serranía hacen de la provincia gaditana uno de los lugares con mayor diversidad de paisajes y especies. La gama de los tonos grises está presente en esta construcción gracias a su presencia en la cercana serranía, que dota al paisaje de una solemnidad única. No sólo eso. Esta estructura geológica permite servir de freno a los vientos que llegan del Atlántico y que traen nubes que descargan la lluvia en este paisaje de montaña convirtiéndose en uno de los lugares de mayor índice de pluviosidad de toda la península.

[photomosaic ids=”48087″]

Además, el uso de la piedra en tonos grises permite una mayor conexión con el paisaje kárstico externo. También se desliga por completo del tradicional color blanco de las casas típicas de estos parajes. Con ello, se consigue una mayor integración en el paisaje que se complementa con la existencia de encinas y alcornoques que abundan en este lugar.

[photomosaic ids=”48088,48089″]

Al interior, el aspecto funcional y minimalista domina cada una de las estancias que lo conforman. Desde el dormitorio principal, con los elementos más básicos para habitarlo, pasando por el salón y la cocina, cada una de estas habitaciones tiene su propia personalidad y están individualizadas al máximo, salvo por las amplias cristaleras que lo ponen en contacto con la naturaleza exterior y que permite gozar de una amplia luminosidad durante todo el año.

[photomosaic ids=”48090,48091″]

El resultado es un proyecto donde lo artificial creado por la mano del hombre se funde con el paisaje montañoso que lo rodea, sucumbiendo al impresionante paisaje de fondo que lo conforma, a un lado, la Sierra de Grazalema, y, por otro, el océano Atlántico y la cercana costa africana que se divisa desde su emplazamiento.

Logoji: lo que pasa cuando juntas logos con emojis

A día de hoy, los emojis ya se han convertido en un lenguaje universal. Aquí y en la China. Y es que, la euforia a nivel mundial por estos dibujitos no tiene límites. Los hemos visto en forma de comida y de ropa, han sido traducidos con las extrañas caras de Winona Ryder en la pasada entrega de premios del Sindicato de Actores de Hollywood e incluso hay colecciones de Juego de Tronos, de Disney y de unas cuantas de nuestras celebrities favoritas. Y ahora, una de esas geniales mentes creativas que merodean los mundos de internet, ha abierto una cuenta en Instagram llamada @logoji_, para mostrar cómo serían los logos de las marcas más famosas si se incluyeran emoticonos de Whatsapp en ellos.

Fanta, Camel, Tinder, Fifa, Malibu, Santander o Johhnie Walker, son algunas de las marcas que han tenido la suerte de ver sus logos reconvertidos al lenguaje de los emojis. ¿Quién será la siguiente?

Tranquilidad y luminosidad en pleno Westfalia

Una de las constantes de la arquitectura es la recuperación y remodelación de espacios y construcciones pasadas que necesitan un lavado de cara para destinarlas a un nuevo uso. Las casas de típicas de campo, para pasar el fin de semana, son las más proclives a este tipo de intervenciones y las adaptaciones más frecuentes están destinadas a un mejor aprovechamiento de los espacios y una amplia cobertura de tecnología destinada a cubrir las exigencias climáticas internas.

[photomosaic ids=”47811,47812″]

Algo parecido es lo que ha ocurrido con una casa situada en un lugar idílico situado al este de Westfalia, en Alemania. Junto al cauce del río Nethe existía una pequeña casa de campo construida en la década de los 50 y que hacía las delicias de sus habitantes en las épocas estivales y vacacionales. El paso de los años ha ido deteriorando esta construcción y el equipo arquitectónico Dusserldof ha puesto todo su empeño en reconvertir este espacio en 90 metros cuadrados habitables bajo dos premisas claras: luminosidad y tranquilidad.

[photomosaic ids=”47813,47814″]

Una de las ideas claras a la hora de reorganizar el espacio interior ha sido otorgar al salón la mayor importancia de este hogar. A su alrededor se distribuyen las estancias interiores así como el jardín exterior. No se concibe el paisaje externo sin este elemento distribuidor o viceversa. Este gran espacio está acristalado en un 50%  de su extensión para permitir el juego constante con la naturaleza en la que se ubica. La luz se convierte en el elemento más destacado junto con el paisaje que lo rodea, con un pequeño estanque que da ese toque de calma al conjunto. Al interior de esta estancia, el uso de la tarima y la magnífica chimenea dota al conjunto de la calidez y confort que necesita. Incluso se vislumbra una pincelada de filosofía oriental a la hora de conciliar la convivencia de los cuatro elementos en tan poco espacio: tierra, agua, aire y fuego.

[photomosaic ids=”47815,47816,47817″]

La casa consigue así el propósito inicial que buscaba el cliente: “en una época de excesos hemos construido un hogar que convierte lo esencial en tangible”. Sentir la conexión con la naturaleza, que es la parte esencial de toda vida humana, es una realidad en esta casa. La vivencia de lo que es propio del ser se ha realizado de una forma clara, simple y concisa. Los excesos no son necesarios en este lugar donde disfrutar de una noche estrellada, del murmullo del viento, de la luz del sol y del sonido del agua se convierte en el complemento perfecto de un interior pequeño y correcto.

Edificios de película

Cuando uno pasea por las calles de las grandes ciudades va ensimismado pensando en sus preocupaciones diarias. Si se levanta la vista hacia el cielo, se puede observar diferentes tipologías arquitectónicas que indican distintas épocas de construcción, incluso en las viviendas habituales. Ya sea por el tipo de materiales empleados, la disposición de las terrazas en las fachadas, la altura empleada… cada uno de ellos dan detalles e información al respecto. A veces se puede observar algo que no es habitual, algo que no tiene nada que ver con lo que estamos acostumbrados a mirar y capta nuestra atención. Son esos edificios que, si los contemplamos de una determinada manera, los relacionamos con una imagen previa, ya sea una película, un libro, una historia, un sonido, un lugar… Alrededor del mundo se pueden encontrar algunos tan curiosos como los que siguen a continuación.

[photomosaic ids=”47494″]

Una verdadera inquietud despierta la iglesia de Paks en Hungría. Construida por el arquitecto Imre Markovecz en 1988, su principal material ha sido la madera de pino. Llama poderosamente la atención la entrada principal, la cual resulta un tanto tétrica, rematada en tres formas piramidales con una luna, un sol y una cruz en su arista superior. La estructura busca encontrar la sintonía total con la luz, comenzando por una portada oscura, con una ausencia de luz total hacia al interior, que va abriendo poco a poco vanos en sus laterales hasta llegar al altar mayor, el cual resulta inundado por una apertura total al exterior. Es esa zona oscura primigenia la que podría recordar a los torreones de las malvadas brujas de los cuentos populares, como Maléfica o la reina Grimhilde, la célebre madrastra de Blancanieves, y que parece sacado de una película de animación.

[photomosaic ids=”47495″]

Uno de los lugares que parece sacado de una auténtica película de cine fantástico es el ayuntamiento de la ciudad de Philadelphia, en Pensilvania. Construido a finales del siglo XIX, el edificio sigue las líneas del estilo Segundo Imperio y destaca su alta torre principal que llega a alcanzar los 167 metros de altitud. Vista desde Broad Street y en plena oscuridad nocturna, el edificio parece sacado de la película Batman, como si de un escenario de la mismísima Gotham City se tratase.

[photomosaic ids=”47496″]

Otro de los edificios que dan un poco de pavor es el Instituto de Investigación de Medicina Experimental de la ciudad de Berlín. Construido en hormigón armado, su aspecto militar hace pensar que en él nada bueno podría estar desarrollándose, a tenor de esos desagües que pintan como verdaderos cañones de guerra. Cualquier película basada en la Segunda Guerra Mundial, en experimentos nazis o en la vida de científicos locos, podría tener como atrezzo este exterior.

[photomosaic ids=”47500,47501″]

Un aspecto más futurista tiene la Torre Laberinto de Dubai. Construido por el equipo de arquitectos Al Rostamani Group, el edificio contiene un auténtico laberinto creado por el diseñador Adrian Fisher y ha sido reconocido en el libro Guinness como el laberinto más alto de la historia. A simple vista, esta construcción nos hace pensar en una película tipo Desafío total o incluso en Star Wars.

[photomosaic ids=”47497,47498,47499″]

Por último, la más asombrosa de las construcciones es la Bahnhof Office en la ciudad de Estocolmo. Esta oficina está construida en un antiguo bunker de guerra y, sí, se encuentra bajo tierra. El estudio de arquitectos Albert France-Lanord ha sido el encargado en convertir este lugar en una oficina para uno de los más conocidos proveedores de internet y telecomunicaciones del país sueco. Con un poco de imaginación, se puede colocar unos cuantos espías por ahí y simular una oficina de inteligencia estatal, como una verdadera peli de acción.

La Cour des Consuls, lujo y sensualidad en Toulouse

A pocos metros del Pont-Neuf sobre el río Garona, en el barrio de Carmes, en la pequeña rue des Couteliers 46 el hotel La Cour des Consuls alberga el más auténtico lujo cinco estrellas de Toulouse. Después de varios años de remodelación dos grandes casas del siglo XVIII, anteriormente también hoteles, han sido fusionadas en un edificio con ambiente de mansión familiar. La fachada neoclásica está hecha por el ladrillo rojizo, tan emblemático para Toulouse y al que debe su sensual apodo de “La Ville Rose”.  

En La Cour des Consuls (del portfolio de Collection MGallery by Sofitel) la interiorista Chantal Peyrat ha dado un giro poético, añadiendo chic urbano a la  elegancia clásica del entorno. Para dar sensación de estar en una espléndida pero a la vez discreta residencia familiar, ha elegido para las 32 habitaciones y suites románticas combinaciones de colores: chocolate y vainilla, blanco y negro, toques de azul, purpura y rojo.  Varios elementos están incluidos en la lista de monumentos históricos, como la barandilla de hierro forjado de la escalera interior y los mármoles en el restaurante Le Cenacle, con la cocina local del chef Jerome Ryon (con una estrella Michelin). El ambiente del Champagne bar donde también se sirve el desayuno, es muy British y los protagonistas son los cocteles de champán. En verano el bar se “desliza” hasta ocupar también el vistoso patio central.

El spa Graine de pastel ofrece tratamientos exclusivos basados en el aceite de la planta Isatis tinctoria (o hierba pastel) que se cultiva cerca de Toulouse. Rico en Omegas 3,6 y 9, el aceite se ha utilizado desde la antigüedad. El masaje “La Cour des Consuls” dura dos horas incluyendo exfoliación, détox y relajación, “un suave interludio para cuerpo y mente”. El ambiente blanco radiante del spa está inspirado en un apartamento burgués. Otra opción para buscar los “placeres inesperados” que prometen del hotel, es relajarse en el hammam.

Carmes con la cercana iglesia de la Daurade, era un barrio activo ya desde la Edad Media. En el siglo XIII estaba habitado sobre todo por artesanos: plateros, herreros, orfebres, barqueros, curtidores. En el siglo XVI en los dos edificios vivieron algunos aristócratas y varios  “capitouls”, o consejeros de la ciudad, hasta convertirse en hoteles en el siglo XIX.

La arena y los guijarros utilizados para la construcción de Toulouse, eran extraídos del lecho del río Garona por los pescadores de arena. Las lavanderas y sus sábanas secándose al viento animaron el puerto de la Daurade hasta principios del siglo XX. Hoy es uno de los mejores sitios en Toulouse para relajarse o pasear. De día, una de las mejores opciones es un idílico paseo con el horizonte de frente escoltado por frondosos árboles. Por la noche el río se transforma en un hipnótico espejo sobre el cual los contornos reflejados de los edificios iluminados  se vuelven fantasmas líquidos. En la orilla una parada para quedarse con las mejores vistas de Toulouse es la terraza del siempre animado Le Café des Artistes. Os avisamos, los bellos atardeceres sobre el río son de las vistas que hacen perder aviones.

Una casa “colgada” en los Alpes

El primer día del año nuevo se merece un concierto desde la ciudad de Viena, Austria, un país que es musa de la música clásica por excelencia y donde han nacido genios de la talla de Schönberg, Strauss, Haydn, Schubert o Mozart. Este pequeño lugar, atravesado por la zona más oriental de los Alpes, es uno de los destinos turísticos más solicitado del centro de Europa gracias a unos paisajes agrestes, bellos y naturales que dejan impactado al que los visita. En el lado más occidental, bañado por las aguas del Lago Constanza, se sitúa un pequeño pueblo denominado Bregenz, muy conocido por los festivales de música clásica que se celebran durante la estación del estío.  Y es bajo este marco incomparable donde se localiza una atípica casa bautizada con el nombre de Sch.

[photomosaic ids=”47355,47356″]

El equipo de arquitectos Untertrifaller ha concebido una asombrosa casa pero no para un lugar cualquiera. Colgada, literalmente, de un acantilado se asienta sobre una superficie de 450 metros cuadrados que se distribuyen en dos plantas: en la primera se encuentran ubicados la cocina y el salón, dos terrazas y un aseo; en el segundo, el dormitorio principal, un estudio y un baño completo.

[photomosaic ids=”47353,47354,47357″]

Los materiales empleados están a la vista del espectador, como el hormigón para poder mantener bien sujeta la estructura, el vidrio en las amplias cristaleras o la madera al interior. El uso de las cristaleras permite disfrutar de una mayor cantidad de luz natural al interior que, al incidir sobre la madera, permite una sensación de mayor calidez al interior y contrarrestar el efecto “frío” del uso del hormigón armado.

[photomosaic ids=”47358,47359″]

Una casa para disfrute personal de sus inquilinos, en un marco incomparable de naturaleza profusa, donde poder retirarse a disfrutar del descanso con la paz y serenidad que la cercanía de las aguas del Lago Constanza otorga y donde la música es una de las actividades de ocio preferidas entre sus gentes.

 

Fotografía Bruno Klomfar

Página 1 de 39

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén