Durante la tarde de este miércoles el número 8 de la calle madrileña Corredera de San Pablo daba la bienvenida a Carolina Bang y al polifacético Mario Vaquerizo en un duelo en el que la cerveza tenía todo el protagonismo. Mahou inauguraba su particular taller de tiraje en Malasaña con dos invitados de honor que demostraron una vez más su amor por el “líquido dorado” y con los que MalaTinta pudo hablar en exclusiva.

Carolina Bang: “que esté casada con Álex no significa nada”

Como una auténtica enamorada de la cerveza, se presentaba Carolina Bang, la musa convertida en mujer de uno de los más importantes directores de cine de nuestro país, Álex de la Iglesia. Ilusionada y muy cercana, la joven actriz recordaba uno de los momentos más felices de su vida: su boda. Una relación que a pesar de la diferencia de edad, Bang recuerda lo que la enamoró, “me casé con Álex, porque siempre ha sabido ser un verdadero apoyo para mi cuando más lo he necesitado”. Una boda que no estuvo exenta de polémica, ya que el también actor Jaime Ordoñez se lió a disparos con los invitados del convite, un momento que el propio director colgó en su cuenta personal de Twitter y que dio la vuelta a las redacciones: “Recuerdo como Jaime Ordoñez salió de la tarta, vino un armero y todo para preparar el momento. Ningún invitado lo sabía, sólo las abuelas para que no tuviéramos un susto mayor”.

https://twitter.com/alexdelaIglesia/status/483318116467081216/photo/1

Musa por excelencia del director bilbaíno, no está de acuerdo con la opinión de que sólo puede trabajar con su marido: “Quien tenga ese pensamiento, es que algo les falla en la cabeza. Que esté casada con Álex no significa nada; es cierto que puedo gustar más o menos como actriz, pero que esté casada o no con él me parece una estupidez. Actualmente estoy muy contenta con la vida que llevo, cada vez tengo más trabajo y salen proyecto más bonitos”. Con la recién estrenada ‘Mi Gran Noche’ y a dos días para dar el pistoletazo de salida a la obra teatral ‘Clara Bow’, dirigida por el actor y también director Secun de la Rosa, Carolina defiende que “es muy importante y positivo que Secun sea actor, además de director para saber cómo dirigir actores. El director tiene que entender ciertos códigos y como tal, intentar meterse en la cabeza de su marioneta que en ese momento son los actores”.

Una carrera cinamatográfica a la que denomina como “una carrera de fondo” y con la que a día de hoy “siento no haber llegado aún a nada, me queda mucho por demostrar, es una profesión en la que hay que mantenerse”, “el llegar a ser reconocido es muy relativo”. Una carrera de fondo con la que Carolina tiene una cosa clara, un buen actor debe tener 4 cualidades: “talento, trabajo, tener mucha perseverancia y estar muy loco para no dejar de luchar cada día”

Mario Vaquerizo y Carolina Bang en el acto de Mahou

Mario Vaquerizo y Carolina Bang en el acto de Mahou