La crisis no es igual para todos los bolsillos. La realidad de ricos y pobres se afianzan aún más en tiempos difíciles y aunque pudiéramos pensar lo contrario las casas de subastas siguen haciendo su agosto. Ayer mismo la sala de  subastas londinense Bonhams vendió por casi 80.000 libras (94.400 euros) una serie de 19 obras en cerámica y terracota que el artista español Pablo Picasso creó en la Costa Azul francesa en la década de los 50. Enclave por el que el pintor sentía especial predilección, cerca de Vallauris, gracias al cual descubrió su pasión por la cerámica tras visitar el taller de alfarería Madoura.

‘Hibou rouge sur fond noir’, formado por un plato de cerámica en el que el malagueño pintó un búho rojo de ojos amarillos sobre fondo negro, se adjudicó por 9.375 libras (11.080 euros), siendo la obra más cara de la subasta “Arte moderno e impresionismo”, formada por 113 trabajos de artistas internacionales.

Los cuencos, jarrones, platos, ceniceros y cántaros en cerámica y terracota creados por el artista reflejan la personalidad divertida, satírica y compleja de Picasso patente en todas sus obras, con formas mitológicas, rostros primitivos, animales, corridas de toros y asas como tributo a la virilidad masculina.