Con motivo del mundialmente famoso “Black Friday” vamos a ver consejos para decorar nuestro hogar en negro. El color negro es sinónimo de poder, elegancia, formalidad y misterio. Es sin duda, unos de los colores con mayores connotaciones psicológicas, ya que tradicionalmente se ha asociado con ideas negativas. Hoy en día, se ha convertido en unos de los colores de moda, de forma que bien utilizado y en su justa medida dará como resultado espacios elegantes, distinguidos y modernos. Se trata de un color arriesgado puesto que reduce visualmente los espacios y resta luminosidad a los mismos, convirtiéndolos en zonas lúgubres. Por tanto, debemos tener en cuenta que es aconsejable utilizarlo en estancias que cuenten con mucha luz natural o bien una iluminación artificial acertada.

Puede utilizarse como color básico o complementario, aplicándolo en suelos, paredes y techos o disponer de mobiliario, complementos o detalles que se encarguen de poner la nota oscura de color. En espacios amplios es muy útil porque ofrece la posibilidad de realzar ciertas zonas y otorgarlas mayor profundidad. Sin embargo, lo más acertado es usarlo en pequeñas dosis, pintando algunas de las paredes para crear contrastes y disponer de accesorios decorativos que destaquen, consiguiendo ese toque sobrio y chic, a la vez, que aportan las tonalidades oscuras.

Su versatilidad, hace que por el no pase el tiempo, adaptándose a todas las corrientes decorativas y creando espacios llenos de atrevimiento y fuerza. Perfectamente combinable con tonos claros donde se consigue romper la monotonía de los espacios y obtener composiciones impactantes, y con los más cálidos de la paleta, logrando un equilibrio y dinamismo que solo este tipo de colores pueden recrear.

¿Os atreveis con el negro para decorar vuestra casa?