Remy y Veenhuizen. Veenhuizen y Remy. En este caso el orden de los factores no altera el producto. Tejo Remy y René Veenhuizen son un tándem de diseñadores holandeses capaces de construir auténticas obras de arte para la casa con materiales reciclados.

[photomosaic ids=’5442,5444,5445′]

El reciclaje y la reconversión es el leitmotiv que determina su trabajo.

“Transformamos lo familiar e incorporamos las circunstancias haciendo que el material con el que trabajamos sea el mundo en sí mismo. Esto nos permite crear nuestra propia libertad en términos de diseño”, aseguran.

Cada vez más la gente se da cuenta del poder del reciclaje. Algo que cumplía una función en un pasado puede que transformado adquiera otro contexto y un nuevo uso. “Construimos imaginando. La decoración, la función y la forma son un todo inseparable”.

Remy y Veenhuizen no son pragmáticos. Ellos exploran y descubren. Cuando se ponen a diseñar no hay normas y el resultado es siempre desconocido. Ellos parten del material antes de ponerse a dibujar líneas y se preguntan: “¿puede esto convertirse en algo más de lo que vemos?”. El azar determina así la actitud que toman ante el diseño.

“No hay una única y posible solución, se trata de tener en cuenta la arbitrariedad”.

La simplicidad es una de las máximas para estos holandeses. “Lo simple suele ser muchas veces la solución ante nuestro problemas. Muchas veces usamos los pasos más sencillos para solucionar los problemas estructurales que se nos presenta”, dicen.

No son sólo un estudio de diseño de muebles que comercializa sus productos al público en general. Su trabajo es considerado como piezas de arte que se han expuesto en museos como el Moma en Nueva York o el Victoria de Londres.

[photomosaic ids=’5440,5441,5443,5446′]

El cofre de cajones, la silla de alfombras o la lámpara hecha de botellas de leche son algunos de sus diseños que han llegado a conseguir reconocimiento internacional. Parece ser que una de las piezas que más les orgullece destacar es el baúl cajonero que ha sido considerado uno de los mejores diseños holandeses de los últimos cien años. “Es una pieza que ya es considerada un diseño iconico”, dicen.