Diez meses y 4.000 piezas de metal es el arduo trabajo que se esconde tras esta impresionante obra realizada por el turco Selcuk Yilmaz y que ha sido bautizado como Aslan, es decir, ‘león’ en turco.

A partir de deshechos metálicos cortados a mano y tratados de forma individual, este artista, que vive en Estambul, ha labrado a base de precisos martillazos y una indudable precisión a esta figura tan sorprendente, llena de detalles, durante casi un año.

[photomosaic ids=”8350,8351,8352,8353,8354,8555″]

Esta obra minuciosa se ha difundido con celeridad a través de las redes sociales e internet debido a la perfección que muestra.