Agua y música. La instalación del artista Evan Holm no deja lugar a dudas sobre la la conducción del sonido a través de las ondas acuáticas.