Una de las técnicas más aprendidas a la hora de pintar es la acuarela. A pesar que en los últimos tiempos la pintura acrílica está ganando terreno en el arte del DIY, la acuarela sigue ganando adeptos entre el mundo de los pinceles. Las características de la acuarela la convierten en una forma de expresión permite una mayor autonomía que la pintura acrílica, la cual requiere técnica, precisión, pulso y calma.

Uno de los artistas que está llevando a cabo una revolución en la pintura con acuarela es Sikander Singh. El artista indio se ha convertido en una de las actuales referencias en el arte de la transparencia. No contento con ello también se atreve a ofrecer al público tutoriales de diferentes niveles para todo aquel que quiera aprender la técnica de un profesional.

En estos vídeos, Sikander Singh va poco a poco enseñando una técnica muy depurada y sencilla. A medida que podemos observar más de sus vídeos, la complejidad de los elementos va elevándose a niveles más profesionales. Las características propias de su arte se pueden ir contemplando en el manejo que el artista tiene de los pinceles. El proceso artístico se va transformando a medida que la obra avanza y queda como documento gráfico de la manera de hacer del artista indio.

Con esta propuesta de Sikander Singh, todo aficionado al mundo del arte comprende el tiempo y la dedicación que requiere la creación de una obra. Por muy simple o sencillo que sean los elementos que se utilizan en su proceso, el don de la pintura o de cualquier otra especialidad artística no se adquiere de un día para otro. El artista nace y se hace, pero sobre todo tiene talento para triunfar si es capaz de dar a conocer su don y su obra.

Sikander Singh ha sabido utilizar las nuevas tecnologías para acercarse al espectador y dejar un importante documento gráfico para artistas emergentes y futuros. En todas las generaciones hay innovadores que no dudan en ofrecer sus conocimientos para que todos aquellos que lo deseen puedan acceder, de primera mano, a su proceso creativo. Con ello, el artista se siente más próximo a su público y su público puede disfrutar, casi en vivo, de la magia que hay tras la creación de una obra de arte.