Resultados de buscar: "The Beatles" Página 1 de 3

Peter Jackson dirigirá un documental sobre ‘The Beatles’

Contar con 55 horas de material inédito de la grabación en estudio del álbum «Let It Be» ha sido la clave para incentivar la expectación a unos fans a los que ya casi es difícil de sorprender. Peter Jackson (‘El Señor de los Anillos’) será el encargado de dirigir un documental sobre una de las bandas más influyentes de la historia de la música del pasado siglo, The Beatles.

Leer más

Mucho amor para todos en la nueva colección de Happy Socks x Keith Haring

Mucho amor para todos con la nueva colección de Happy Socks x Keith Haring

Esta temporada, la icónica marca de calcetines y ropa interior Happy Socks ha unido fuerzas con la fundación del legendario artista pop Keith Haring para presentar una colorida colaboración diseñada para difundir el amor para todos.

Leer más

Drum Chronology: discografías a baquetazos

Una de las últimas tendencias, en cuanto a covers musicales se refiere, viene golpeando fuerte en el último año: Drum Chronology. En apenas cinco minutos, estos youtubers repasan cronológicamente la discografía de sus bandas favoritas.

Leer más

La filatelia y el universo musical

La filatelia no sólo ha sido ese ejercicio realizado con fines lucrativos, estafa y blanqueo de capitales. Para entender esta práctica coleccionista, nos remontamos al inicio del transporte de las primeras cartas en el antiguo Egipto, siglo VI a.C, donde existía un servicio postal en el que los escritos realizados sobre papiro eran transportados a través del Nilo. El primer servicio de correspondencia organizado data del siglo III a.C, cuando China comenzó a emplear papel en dicho servicio.

Leer más

Oír a Adele, Justin Bieber o Sia provoca accidentes de tráfico

Los cantantes han llegado al mundo para despertarnos sensaciones a través de su música y también para hacernos compañía en los trayectos en coche para amenizar esos tediosos desplazamientos carentes de emoción. Aun así, escuchar a ciertos artistas puede ser más peligroso de lo que creíamos en un principio, según se desprende de un estudio en el que se ha coronado a la británica Adele como la cantante que más accidentes de tráfico provoca por culpa de sus canciones. ¿Tan mal lo hace o es que es demasiado buena?

Adele

A partir de este artículo vamos a tener más cuidado con el playlist que elegimos para poner banda sonora a nuestros trayectos en coche. Tal y como ha determinado VoucherCodesPro.co.uk a través de un estudio, escuchar a Adele incrementa las probabilidades de sufrir un accidente en la carretera. Pero esta artista que creíamos que acariciaba el alma a través de sus melodías no es la única en poner nuestras vidas en peligro, ya que en el listado aparecen otros nombres que, a partir de ahora, serán considerados como peligrosos de oír si estás al volante.

Al parecer, el 18 % de los encuestados recuerda que el día que sufrió un accidente en su radio sonaba una canción de Adele, mientras que el 17 % se topó con un imprevisto en la carretera cuando Justin Bieber y Sia daban el cante. Por otro lado, Slipknot y Rihanna se sitúan en la tercera posición de este macabro ranking al provocar el 14% de los siniestros. Cierran este top 10 con artistas de la talla de Drake, The Beatles, Calvin Harris, Eminem y Kanye West, cantantes que, a partir de ahora, podrían estar en el punto de mira de la DGT. Ya sabes, si conduces, no los oigas.

 

¿Cuál es el precio del amor?

Sus mejores amigos eran un boli y un papel; al menos todavía le quedaba el brazo derecho para seguir escribiendo.

¿Conocéis la historia de cómo perdió el brazo izquierdo?  

Un día se lastimó, tenía una herida que le dolía de forma intermitente, cada día. A veces se sentía muy feliz porque estaba aprendiendo a vivir con esa cicatriz constante, sólo le daba calambrazos de vez en cuando.

Sin embargo, un día el dolor fue demasiado. Tan intenso y tan profundo que, tras meditarlo y haciendo de tripas corazón, se rebanó el brazo de cuajo. No podía aguantar más.

Así, mutilada y sin brazo, lloró y sangró hasta que consiguió suturar la herida. Sabía que no volvería a ser la misma persona. Se convenció de que se acostumbraría; tal vez, con el tiempo, conseguiría una de esas piezas ortopédicas que le ayudaría a manejarse mejor, aprendería a hacer las cosas de otra forma.

Le dolía mucho, a veces incluso le despertaban los fuertes pinchazos en la sutura.

«Se pasarán. Mejor un dolor agudo puntual que un dolor crónico», se decía.

Esa noche se fue a dormir tarareando una canción que le hizo sonreír  «Here, There, Everywhere» de The Beatles. Era consciente de que había perdido un brazo, pero quizá (ojalá) había ganado una nueva vida. 

Se desprendió de aquello que tanto quería pero que tanto le daño le hacía.  

¿Y tú? ¿Has tenido que hacerlo alguna vez?

precio amor texto2-min

¿Cuántas veces mantenemos relaciones que nos hacen daño porque sentimos que somos incapaces de irnos o dejar ir? Pensamos que el dolor que vamos a padecer al sufrir la pérdida de esa persona que tanto queremos será demasiado grande, nos negamos a renunciar a lo que nos aporta, creemos que sigue mereciendo la pena luchar. Lo intentamos una y otra vez, pero algo no termina de encajar, no estás completamente cómodo ni feliz pero “¿y si…?”

¿Por qué continuar? ¿Qué nos empuja a quedarnos?

Confiamos en que esa persona o esa relación cambiará, queremos, lo deseamos y por eso lo peleamos contra viento y marea desgastando nuestras fuerzas en el intento.  “Si cambiara podríamos ser felices”, “las cosas pueden mejorar”, pero la realidad es que, a pesar de todo el esfuerzo, el puzzle no termina de encajar. No estás siendo todo lo feliz que podrías y la energía que necesitas para serlo se pierde en el “todo vale por amor”.

Imagina una cuerda atada a tu muñeca. En un primer momento no aprieta, nos brinda incluso cierta seguridad: si tropiezas tal vez te ayude a mantenerte en pie y no caer. Sin embargo, esa cuerda se va estirando cada vez más por el uso y ya no resulta tan cómoda; de hecho, por miedo a que se nos  escape y perdamos lo que nos ofrece, la agarramos con más fuerza aún, tanto, que acabamos tirando de ella hacia nosotros. La cuerda se tensa, cada vez nos aprieta más; la seguridad que te brindaba se desvanece, comienza a dejarnos marcas en la piel y a cortarnos la circulación. Hace daño y duele.  

precio amor

Cierra los ojos por un segundo, deja de tirar de la cuerda. El miedo a perderla te paraliza, te impide soltarla. Pero consigues sacar valor del mismo sitio de donde sale todo el daño, todas las lágrimas que el tira y afloja ha vaciado y… Sueltas. El miedo sigue ahí pero comienzas a sentir la sangre fluir por tu mano de nuevo, puedes ver las rozaduras que te ha provocado la cuerda.

Amor sí, pero ¿a qué precio? 

¿Por qué no soltar antes?

¿De qué miedo nace la cuerda? ¿Qué miedo se esconde detrás (de ti)?

precio amor texto3-min

Terry O’Neill: el fotógrafo de los artistas

Terry O’Neill, nacido en Londres en 1938, es un fotógrafo que ha retratado a lo largo de su dilatada trayectoria profesional a infinidad de artistas de la talla de The Beatles hasta Kate Moss, pasando por Frank Sinatra, Elton John, Ava Gardner, Naomi Campbell e incluso Audrey Hepburn entre muchos otros.

Su carrera comenzó por casualidad. Su sueño era convertirse en músico, por ello decidió emprender un viaje con billete de ida a Estados Unidos en la década de los 60 e iniciar su carrera al otro lado del charco. Fue justo antes de salir de Londres donde, de manera espontánea, realizó una fotografía que marcaría su futuro. En ella caza a Rab Butler, el entonces ministro de Asuntos Exteriores del Reino Unido, mientras dormía en el mismo aeropuerto. Un periódico de la época compró la fotografía y su carrera profesional dio un giro total.

Fue uno de los pioneros en aquello de retratar a artistas y grupos de música. De hecho fue él quien tomó la primera instantánea de The Beatles -en el patio de los estudios de Abbey Road- publicada en la portada de un periódico en pleno fervor del fenómeno beatle. Ahí comenzó una larga y bella amistad con el cuarteto de Liverpool, sobre todo con Ringo Starr.

Su estilo siempre ha estado basado en recoger la espontaneidad de las estrellas basándose en sus tres principios fundamentales: ser invisible, tener paciencia y combinar discreción y relaciones públicas. Con Frank Sinatra trabajó tres décadas acompañándole a todas partes convirtiéndose en ese hombre invisible que fotografiaba cada momento del cantante con su cámara de 35 mm colgada al cuello, y aunque nunca llegaron a ser íntimos el recuerdo de O’Neill en la vida del crooner fue imborrable.

Esta semana aún tendremos la oportunidad de disfrutar de las exposiciones dedicadas a The Rolling Stones y David Bowie, situadas en la Mondo Galería dentro del Hotel Room Mate Óscar en la nueva Plaza de Pedro Zerolo –acuñada recientemente-.

En la primera de ellas, Terry O’Neill junto a alguna fotografía de Gered Mankowitz, nos muestran los primeros años de vida de sus satánicas majestades como banda, centrándose en la época del lanzamiento de su primer disco y que dio como resultado “Breaking Stones. A Band on the Birnk of Supertardom. 1963-1965”. La muestra se compone de 25 fotografías, algunas de ellas inéditas, en sus primeros años en la industria musical.

La segunda exposición tiene como protagonista al ‘Duque Blanco’. La muestra es un homenaje a la carrera del artista camaleónico, fallecido este año, y en la que se exponen también instantáneas inéditas de O’Neill en exclusiva.

Ambas exposiciones estarán hasta el 31 de mayo en la citada Mondo Galería. Nunca es tarde si la dicha es buena.

Página 1 de 3

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén