Las escenas de sexo ya son un clásico en el cine, especialmente en las películas para adultos, esas denominadas porno -en las que pocos llegan a ver el final a ver si se casan-. Pero existen muchas películas que no son exclusivamente para mayores de 18 años en las que aparecen escenas cargadas de erotismo o situaciones en la que sus protagonistas entrelazan sus cuerpos sin simularlo. Es decir, hay sexo de verdad, vamos que si gimen no fingen del todo y las convulsiones de su cuerpo son debidas al placer natural, sin artificios ni simulaciones que resten credibilidad al momento.

Antes de continuar, les avisamos de que algunos vídeos son tan explícitos que deberás tener más de 18 años para poder reproducirlos

‘El último tango en París’

Un clásico aplaudido por la crítica en 1972. Dirigido por Bernardo Bertolucci y protagonizado por Marlon Brando y María Schneider, cuenta con una escena difícil de olvidar. En ella, el actor sodomiza a su compañera de reparto utilizando como lubricante mantequilla.

Años más tarde, concretamente en 2007, la actriz confesó lo duro que fue para ella esa escena: “Aquella escena no estaba prevista en el guion, pero no pude decir que no. Debería haber llamado a mi agente o mi abogado, porque nadie puede ser obligado a hacer algo que no esté en el guion. Pero por aquel entonces era muy joven y no lo sabía. Así fui obligada a exponerme a lo que creo que fue verdadera violencia. Las lágrimas que derramo en esa película son verdaderas: son lágrimas de humillación”. Esta escena le marcó de por vida, tal y como ella reconoció.

‘Love’

“Porno disfrazado de cine de autor”. Así han definido a la cinta de Gaspar Noé en la que sus protagonistas realizan sexo explícito en las cámaras a pesar de no dedicarse al cine erótico. En Francia se prohibió la entrada en cines a los menores de 18 años, pero el debate ya estaba en la calle y fueron muchos los que pusieron el grito en el cielo.

‘Cruising’

Mítica película de Al Pacino que comparte juegos sexuales con Paul Sorvino. Esta cinta de 1980 y dirigida por William Friedkin fue calificada como Cine X por la Asociación Cinematográfica de Estados Unidos. Afortunadamente, el director logró salvar su filme de esta categoría tras eliminar 40 minutos de metraje y aún así escandalizó cuando se estrenó.

‘Monster’s Ball’

Una de las películas más destacadas de Marc Foster y por la cual Halle Berry ganó un Oscar a Mejor Actriz. Ella, una mujer rota de dolor tras la ejecución de su marido, se enamora de un guardia de la prisión en la que cumplía condena. Su pasión es tal, que prefirieron enviar a casa los dobles que habían contratado y llevar a cabo las escenas de sexo ellos mismos.

‘Los idiotas’

Esta cinta dirigida por el genio de Lars Von Trier también tiene más porno que erotismo entre sus escenas. La más escandalosa quizá sea en la que sus protagonistas, personas que se hacen pasar por retrasados mentales, se suman a una orgía. Este director no tiene miedo a las escenas de sexo en directo, por lo que más tarde confió en este ‘truco’ para ‘anticristo’ y ‘Nynphomaniac’.