Mes: Febrero 2014 (Página 1 de 9)

Los otros ganadores de los Oscar

Oscar_4_t990x670_c990x670La noche de los Oscar no es sólo la noche del cine, también es la noche de la moda. Su alfombra roja es, sin lugar a dudas, la pasarela de las pasarelas por excelencia. Valentino, Louis Vuitton, Givenchy, Alexander McQueen, Marchesa, Dior, Chanel, Elie Saab, Tom Ford, Versace, Giorgio Armani, Marc Jacobs, Oscar de la Renta, Gucci, Jean Paul Gautier, Carolina Herrera, Prada… un sinfín de marcas y diseñadores se ‘reúnen’ cada año en el emblemático Dolby Theatre de Los Ángeles para vestir a las estrellas del momento que desfilarán por los 150 metros de alfombra roja.

Curiosamente, las afortunadas no son ellas, sino las propias firmas que consiguen vestir a las celebrities que posarán esa noche para las cientos de cámaras de todo el mundo que estarán allí presentes. La noche de los Oscar es una auténtica competición. Y no sólo en cuestión de películas, actores y directores. Los otros ganadores de la noche son los vestidos o, mejor dicho, los diseñadores que han logrado que, durante unos minutos, todos los ojos del planeta se posen sobre sus creaciones. Imaginaos lo que eso supone para cualquier marca. Para bien o para mal, hablarán de ellos y eso, es muy importante. ¡Y no digamos si consiguen vestir a las ganadoras de la noche! Si es así, sus diseños pasarán directamente a la historia del cine y de los Oscar, lo que no es moco de pavo. ¿Quién podría olvidar el maravilloso Givenchy que lució Audrey Hepburn en 1954?, ¿o el espectacular escote de espalda del vestido de Hilary Swank firmado por Guy Laroche en 2006?, ¿y las originales ‘escamas’ del Jean Paul Gaultier blanco de Marion Cotillard en 2008?.

[photomosaic ids=”9564,9563,9562,9561,9560,9559,9558,9557″]

Para ellas (y para sus estilistas), es una decisión de suma importancia. Esa noche estarán en ojos y boca de todos. Hay que estar perfectas, únicas y radiantes. El problema viene cuando el vestido eclipsa su presencia. ¿Hay alguien  que no recuerde los pezones de Anne Hathaway? El año pasado la actriz logró el Oscar a Mejor Actriz Secundaria, pero sin duda, la forma que su vestido le hacía a sus pechos fue lo que más dio de hablar. Y todo, por no coincidir con su compañera de reparto en Los Miserables, Amanda Seyfried, porque momentos antes de la gala supo que la joven iba a llevar uno muy similar de la misma firma. De hecho, tras la polémica suscitada, Hathaway envió un comunicado para pedir disculpas “por el daño ocasionado” a la casa Valentino tras cambiar de elección. Seguro que más de uno se acuerda más de la anécdota ‘pezonil’ que de la estatuilla dorada que Anne se llevó.

ava

De momento, mientras esperamos expectantes cuáles serán los ‘otros’ ganadores de la próxima noche del domingo, os dejamos con un interesante histograma realizado por MediaRun Digital y publicado en Stylist.com, donde se ilustran todos los vestidos que se han subido al escenario desde 1929 tras escuchar las mágicas palabras And the Oscar goes to  Además, han incluido las actrices que no recogieron su premio en persona, ¿cuál habrían elegido ellas?

oscar-dresses-bigweb

Taller sobre tipografía antigua y moderna en el Museo ABC

¿Quieres fusionar la creatividad y la tipografía? El Museo ABC te da la oportunidad con el Taller Tipografías Familia Plómez, un encuentro sobre tipografía antigua y moderna en el marco de la exposición Eulogio Varela. Diseñadores, profesores y diversos profesionales amantes del arte tipográfico se han empeñado en rescatar del olvido y de las manos del chatarrero todo tipo de material de imprenta en los tiempos digitales.

tipo resumenPor este motivo, el taller previsto pretende tratar la introducción a las técnicas de impresión y composición tipográfica de forma creativa con tipos de madera así como fomentar la experiencia de hacer un cartel jugando con letras, composiciones y efectos diferentes.

El Museo ABC y la Imprenta Familia Plómez acogerán este taller de dos días de duración que incluye para la primera jornada, jueves 13 de marzo, un encuentro y demostración para todos los alumnos, y para la segunda, viernes 14 o sábado 15 a elegir, una visita a la imprenta. Esta formación tiene un coste de 30 euros y que incluye el material. La única aportación por parte de los interesados, con un aforo limitado a 24 personas, es llevar pensadas varias frases ingeniosas para plasmar a modo de cartel y un mandil o camiseta vieja que no importe que se manche de tinta.

Para más información, los interesados pueden solicitarlo a través del mail del Museo ABC Info_museo@abc.es o bien a través del teléfono 91 758 83 79 (de Martes a Viernes de 11:00 a 20:00 h)

‘Breaking art’, diseñando la creativa ‘meta’ azul

Aclamada por una crítica unánime como una de las mejores series de todos los tiempos, premios tanto extraordinario elenco como a los guionistas, su inclusión en el Libro Guinness como la serie mejor (99 sobre 100)… los elogios a Breaking Bad no son precisamente escasos. Esta serie, que ha permitido ampliar los horizontes a los fans del ‘Quimicefa’ más allá de los usos domésticos conocidos, ha cautivado a una legión de fans, no sólo en los ámbitos de la química – las noticias se hacen eco de la detención varios imitadores- sino también entre serieadictos y artistas.

Numerosos creadores se han inspirado en esta historia –ojo, hay spoilers- de transformación de Walter White, un mediocre y sencillo profesor de química –que resuena en nuestra memoria ataviado en calzoncillos en el desierto- que, forzado por las circunstancias, decide utilizar sus conocimientos para pasar al ‘lado oscuro’ de la producción de la metanfetamina azul, a través de su alter ego, Heisenberg.

[photomosaic ids=”9529,9530,9531,9532″]

Esta  -tomémonos la licencia- ‘perversión’ del personaje interpretado por Brian Cranston, y que le ha hecho merecedor de todo tipo de halagos y galardones, ha sido la principal inspiración de la creatividad de numerosos artistas deslumbrados por el que hemos denominado– nueva licencia- ‘Breaking Art’. Pero no hay que olvidar al insólito, urbano e influenciable ‘escudero’ que le acompaña en este ácido drama, Jesse Pinkman, una ‘variable dependiente’ encarnada por un no menos admirable Aaron Paul, y que también cuenta con excelentes representaciones en el arte.

Una de las claves de esta transformación de W.W. ha quedado inmortalizada el ‘speech’ que le ha inmortalizado y que revela la disolución de ambos roles, profesor y ‘cocinero’, en uno solo:

“Yo no estoy en peligro, yo soy el peligro (…). Un hombre abre la puerta y recibe un disparo y piensas eso de mi? No, yo soy el que llama a la puerta!”  

[photomosaic ids=”9477,9478,9479,9480″]

La compleja densidad de sus personajes contrasta con el minimalismo que caracteriza los diseños de Ty Mattson, del que ya hablamos sobre sus creaciones entorno a Dexter. Declarado acérrimo fan, este conocido diseñador ha creado una serie de tres carteles para ilustrar la transformación del personaje. Además, ha creado una original variante de Heisenberg en los tonos amarillos que identifican las sustancias peligrosas tan presentes en la serie.

[photomosaic ids=”9473,9474,9475,9476″]

Y es que la química, excusa inicial de la historia, aparece como personaje autónomo desde el comienzo de la serie: la propia intro presenta unos créditos inspirados en la tabla periódica de los elementos. El Bromo (Br) y el Bario (Ba) que marcan el título de la serie se repiten en cada nombre de los distintos miembros de reparto, cada uno de ellos con un elemento químico, hasta concluir con la fórmula molecular de la metanfetamina, C10H15N. Tal es la afición a la ciencia que ha suscitado esta serie que ya se han diseñado tablas periódicas específicas para ‘BrBa’.

El título de la serie de Vince Gilligan es una expresión coloquial utilizada para hablar de alguien o algo que se ‘echa a perder’, algo bueno que se transforma en malo, un idóneo título para narrar una historia marcada por las situaciones límite, las complicadas decisiones, la elección tomada en el espinoso cruce de caminos entre el bien y el mal, la perversión y la tensión emocional.

Precisamente emoción y tensión se diluyen a la perfección en las hiperrealistas obras de Isabella Morawetz, que plasman con una perfección que roza la fotografía diversos instantes de la vida de Walter.

[photomosaic ids=”9481, 9482,9483,9533,9534,9535″]

No sólo la mezcla del tono dramático y ácido caracteriza a la serie de ficción de la AMC, también lo hace su comienzo descontextualizado en cada episodio y que tan sólo toma forma al final de cada capítulo. Todos ellos han inspirado al artista húngaro Zsutti (Molnár Zsolt) que ha publicado, tras cinco meses de trabajo, en su página de Tumblr un total de 62 carteles, uno  por  cada episodio, con citas y temas relevantes en cada uno de ellos.

‘Breaking Bad’ no podía ser menos, Simpsonized – archiconocido en Malatinta- también ha ‘tuneado’ bajo su prisma al ‘estilo Matt Groening’ a sus personajes con todo tipo de detalles. Otros artistas, como Francesco Francavilla, han homenajeado la serie con sus habilidades de diseño también minimalista para inmortalizar momentos claves de la historia y que se publicaban tan sólo una semana después de su emisión, ya que dibujaba estas imágenes mientras visionaba la serie en la televisión.

[photomosaic ids=”9487,9488,9484,9485,9486,9489″]

La magia de sus guionistas encauzó inteligentemente la serie. Finalizada antes de caer en la desvirtualización de la historia, han logrado hacer pervivir el ‘universo breaking’ a través de su spin off ‘Better call Saul’, otra de las míticas frases de la serie.

También el cómic hará perdurar las andanzas del Sr.White y Pinkman, ya que la cadena estadounidense AMC lanzó poco tiempo antes de su final ‘Breaking Bad: All Bad Things’ en formato digital (puedes verlo en este enlace)  y que presentó en el Comic-Con 2013.  Veinte páginas en viñetas logran resumir las cuatro temporadas y media de la serie en un ilustrado y admirable resumen.

¿Y tu? ¿También eres adicto al ‘Breaking Art’?

 

‘Todos juntos podemos parar el Sida’ 25 años después de la muerte de Keith Haring

Ya han pasado 25 años desde que el artista norteamericano Keith Haring dejara su sello en las paredes de la plaza Salvador Seguí de Barcelona el 27 de Febrero del año 89, justo un año antes de su muerte, y que más tarde pasaría a instalarse en el muro que linda con la plaza Coromines, al lado del MACBA. Un sello que ha pasado a la historia, aún habiendo sido Keith-Haring-598x406destruido por el propio ayuntamiento de la ciudad condal en el año 1992 y que era fiel reflejo de los peligros de la noche de los años 80 y principios de los 90. Una noche y una diversión que al mismo Haring le costó la vida. Todos juntos podemos parar el Sida fue su lema y ahora, junto con Raval Cultural, y coincidiendo con su aniversario, han realizado una nueva instalación en el lugar original de la pieza en honor al artista. Además, la pinacoteca proyectará un vídeo documental de César de Melero, que fue testimonio del trabajo de Haring, y en el que vemos al artista trabajando en su obra.

Una obra destruida, aunque el propio MACBA hizo lo imposible para evitar que se eliminara. Ante la imposibilidad de parar su derribo, el museo pidió que se realizara un calco a tamaño real para que más tarde pudiera ser recuperado. Un calco que nos permite disfrutar del trabajo original de Haring. Un artista problemático al que ciudades y autoridad seguían cada uno de sus pasos, algo que hoy en día Banksy ha tomado por bandera. Graffiti, arte, música, pop toda una unión de estilos que el propio Haring era capaz de aunar en cada uno de sus murales y que artistas como Madonna, Andy Warhol o Grace Jones idolatraban. Artistas poco convencionales que demostraron al joven Haring que el arte no solo se encontraba en las paredes de museos y galerías de arte, sino que también podía ser público.

[photomosaic ids=”9460,9458,9456,9453,9452″]

Un trabajo de colores planos, trazos y líneas gruesas en el que los colores más llamativos cobran vida y un sentido especial. Temas como la inocencia, infancia, sexualidad y Sida convertidos al estilo más pop de los 80 eran recurrentes en la obra del artista neoyorquino. Un estilo que tras ser diagnosticado como portador de VIH dio un giro de 180 grados, transformando sus obras en trabajos oscuros, tristes, apagados y sobre todo con un trasfondo crudo y social.

El Raval fue el barrio elegido para crear una de sus obras más comprometidas Todos juntos podemos parar el Sida, un barrio de la ciudad condal en el que la pobreza, prostitución, enfermedades de transmisión sexual y drogas eran los vecinos diarios de los viandantes. Fue fácil, el Raval cumplía todos los requisitos y una pared de treinta metros perfecta le acompañaba para desarrollar un fantástico mural en el que todo el mundo pudiera ver el peligro del sexo no seguro.

[photomosaic ids=”9455,9454,9451,9450,9537″]

Un artista que no pasa de moda

Pop es sinónimo de Warhol, pero también de Keith Haring, ¿quién no ha visto alguna vez alguno de sus muñecos o corazones que parecen latir?. Merchandising, obras de arte, murales, incluso editoriales de la talla de Vogue Francia rinden culto al desaparecido artista. Un editorial que bajo el título Tribal presentaba las fotografías de David Sims y la modelo Isabeli Fontana, junto al estilismo de Carine Roitfeld. Pero no sólo el mundo de la moda ha sabido recordar e inspirar sus diseños en la línea artística de Haring. Cantantes como “la de Barbados”, alias Rihanna, incluyó en su videoclip Rude Boy el diseño Haring y su fiel amiga y compañera “de fiestas” Madonna supo recordarle en su gira Sticky & Sweet Tour, en el que su tema Into The Groove era un homenaje a su amigo.

[photomosaic ids=”9462,9459,9463″]

Un artista que vivió, disfrutó y murió demasiado joven, con tan solo 31 años, pero su influencia artística no ha pasado, ni pasará a mejor vida.

Nuestros ganadores en los Oscar

Un año más la fecha más esperada para los cinéfilos está al caer. Para muchos de nosotros es una noche única, aunque solo sea por lo que ansiamos poder vivirla en persona algún día, por lo que nos dan las películas, por lo que amamos el cine y a todos los que lo hacen posible. Esos, los que esperamos impacientes la noche del domingo, imaginamos la velada con grandes esperanzas para nuestras películas favoritas y sólo tenemos en mente terminar cuanto antes el visionado de las nominadas que aún no hemos tenido tiempo de ver. Además de, claro está, comprar toda clase de víveres y bebidas con cafeína para pasar las 5 horas largas que dura la gala, y aumentar cuanto más mejor la lista de amigos que nos vendrán a hacer compañía en esta madrugada. Porque si hay algo especial la noche de los Oscar para los que no podemos asistir en persona al Dolby Theatre, es precisamente compartir la ceremonia, aún desde nuestros lugares de residencia, con el mayor número de ‘freaks’ del cine que conozcamos, a ser posible en persona, aunque tampoco le hacemos ascos a las redes sociales.

Este año, parece que la carrera por los grandes premios está repartida en dos anchas calles llamadas 12 años de esclavitud y Gravity. Las dos películas acaparan 9 y 10 nominaciones respectivamente, entre ellas mejor película. Con sus pros y sus contras, lo cierto es que objetivamente ambas son piezas dignas de premios. La primera, una historia que ya hemos leído, visto y escuchado incontables veces, sin embargo no como Steve McQueen nos la ha querido contar esta vez. La manera tan cruda en la que transcurre su relato y esos planos sin tapujos hacen que narrativamente la película tenga un ritmo y una tensión que no han conseguido otras (además de contar con interpretaciones que suman muchos puntos). La segunda, es la joya de la corona tecnológicamente hablando de los últimos años. Y, fuera de que la trama pueda gustar más o menos, es innegable que jamás hemos visto nada a este nivel. El espacio de Alfonso Cuarón las tiene todas para llevarse, como mínimo, varios premios técnicos.

[photomosaic ids=”9394,9395″]

Las otras siete nominadas a mejor película parecen tenerlo algo más difícil frente a las dos anteriormente mencionadas. Dallas Buyers Club, un drama ambientado en los 80 acerca de un enfermo de sida con un Matthew McConaughey y un Jared Leto que merecerían el Oscar perfectamente, pero donde algo flojea a pesar de tener unos personajes protagonistas de un nivel potentísimo. La gran estafa americana, una divertida y elegante historia donde todos los personajes son tremendos; David O. Russell es, sin duda, un maravilloso director de actores, pero la película en sí quizá esté algo sobrevalorada. El que también es otro maravilloso director de actores es Martin Scorsese con su Lobo de Wall Street, película que ha levantado amores y odios por igual. Tiene difícil el premio. Aunque, ¿quién sabe? Podría haber sorpresas. Ojalá. Con las que no tenemos ninguna duda de que haya posible premio (en esta categoría de mejor película) es con el resto de nominadas: Captain Phillips, Philomena, Nebraska, y Her. Una auténtica pena sobre todo para las dos últimas que son, con mucho, piezas sobresalientes y únicas.
Si tenemos que mojarnos por una ganadora, por unanimidad del equipo de Malatinta, sería 12 años de esclavitud.

[photomosaic ids=”9396,9397,9398,9399,9400,9401,9402″]

cuaronSin embargo, si esto se materializa el domingo, este año sería casi seguro uno de esos años en los que la ganadora a mejor película no gana también mejor director. Esta edición, parece cosa hecha que Alfonso Cuarón se lleve el galardón de Mejor Dirección por Gravity.
Sus compañeros de nominación, David O.Russell (La gran estafa americana), Alexander Payne (Nebraska), Steve McQueen (12 años de esclavitud) y Martin Scorsese (El Lobo de Wall Street) pueden ir haciéndose a la idea…Cuarón ya se llevó el Globo de Oro y se llevará el Oscar.

El caso de mejor actor también parece ser una carrera dividida entre dos. En Malatinta nos debatimos entre los dos grandes personajes de Hollywood, dos guapos que además de guapos han demostrado ser grandísimos actores: Leonardo Dicaprio (por su papel de Jordan Belfort en El lobo de Wall Street) y Matthew McConaughey (por su increíble transformación en enfermo de sida en Dallas Buyers Club). Hay cierta tensión en esta categoría, y eso nos encanta, porque hay mayor emoción. Ambos actores se salen en sus papeles y engrandecen ambas películas en las que participan. Sin embargo, lo cierto es que la carrera de Leonardo Dicaprio lleva años en las alturas, y Matthew está empezando a crecer, a pasos agigantados, eso sí. Leonardo Dicaprio demostró casi desde sus inicios que era más que una cara bonita y erróneamente muchas veces se le ha clasificado como un “guapo que solo hace papeles de guapo”. Dicaprio ha demostrado que es mucho más desde A quien ama Gilbert Grape o La habitación de Marvin, hasta El lobo de Wall Street, pasando por Infiltrados, Shutter Island, su Jack de Titanic, Gangsters de Nueva York y un larguísimo etcétera por el que creemos que merecería (de una vez) el Oscar.
Pero McConaughey tiene mucho, muchísimo, a su favor, empezando por la fama y el reconocimiento que le trajo en su día la película Mud, o ahora la serie True Detective donde está por encima de todo lo que se pueda expresar con palabras (a pesar de que esto no debería influir en estos premios, ya que son de cine). Y también, por esa admirable transformación física para su personaje en Dallas Buyers Club. Y ya sabemos que la Academia de Hollywood es muy fan de las transformaciones físicas… Por ello y porque Matthew McConaughey está también espectacular en su papel, creemos que se lo llevará finalmente él dejando a Dicaprio huérfano de Oscar un año más. El resto de nominados Christian Bale (La gran estafa americana), Bruce Dern (Nebraska) y Chiwetel Ejiofor (12 años de esclavitud) parecen tener asumido que el Oscar ya lo han ganado con la nominación y que ahora es cosa de Dicaprio y McConaughey terminar de rematar la faena subiendo al escenario a recoger la estatuilla. Chiwetel Ejiofor, aún así, podría darnos una sorpresa: no olvidemos que 12 años de esclavitud está entre las grandísimas favoritas y él también ha recibido premios importantes.

[photomosaic ids=”9404,9405,9406,9407,9408″]

En el caso de las actrices tres grandes nombres copan la lista: Meryl Streep (August), Cate Blanchett (Blue Jasmine) y Judi Dench (Philomena), junto a ellas Sandra Bullock (Gravity) y Amy Adams (La gran estafa americana). Nosotros coincidimos en que la que se alzará con el Oscar será Cate Blanchett. Su papel de desquiciada neurótica en la última película de Woody Allen es realmente… lo que más destaca de la película. Y, sí, ella está soberbia. Es la mejor candidata (y que nos perdone Meryl) aunque tampoco nos disgustaría que ganase Amy Adams, cuyo papel de Sydney Posser borda absolutamente. No sabemos si será éste su año compitiendo contra una grande como lo es Cate Blanchett, pero si sigue así, algún día se llevará el Oscar.

[photomosaic ids=”9414,9415,9416,9417,9418″]

En el caso de los actores secundarios, la cosa está bastante más difusa. Parece que Fassbender puede ser un más que posible ganador, pero tiene competidores bastante potentes: Jonah Hill (El lobo de Wall Street) absolutamente descacharrante y casi por encima de Dicaprio en algunas escenas de la película, no sería un descabellado ganador. Igual le ocurre a Jared Leto (Dallas Buyers Club) que además de transformación física (perdió más de 20 kilos para el papel) es otra de las cosas que más llaman la atención de su película. Bradley Cooper (La gran estafa americana) y Barkhad Abdi (Captain Phillips) son los que más difícil parecen tenerlo. En Malatinta, entre los tres primeros, no hemos conseguido llegar a un acuerdo…

[photomosaic ids=”9425,9426,9427,9428,9424″]

Para las secundarias, Lupita Nyong’o (12 años de esclavitud) resuena en todas las quinielas como firme ganadora. En el pódium junto a ella está (la ya habitual) Jennifer Lawrence (La gran estafa americana). A pesar de que Lupita cubra menos metraje que Jennifer Lawrence, lo cierto es que su interpretación es desgarradora y mucho más arriesgada que la de la rubia. La cosa estará entre ellas dos, a pesar de que hay otras grandes nominadas como Julia Roberts (August), Sally Hawkins (Blue Jasmine) y una maravillosa June Squibb (Nebraska).

[photomosaic ids=”9429,9430,9431,9432,9433″]

En el caso de los guiones todo parece apuntar que el premio a mejor guión adaptado será para la gran favorita: 12 años de esclavitud. Siendo ésta una de las que más nominaciones tiene, abordando una temática que suele gustar mucho y, además, haciéndolo tan bien, parece difícil que no sea la ganadora. Before Midnight, Captain Phillips, Philomena y El Lobo de Wall Street completan el listado de nominadas que se van a ir a casa sin premio.

El guión original, puede llevárselo muy fácilmente La gran estafa americana. Sería un premio de compensación por todos los que no se va a llevar… Sin embargo, hay en esta categoría películas de mención: Nebraska y Her, de nuevo, son únicas y serían más que dignas ganadoras. Pasarán a la historia sin llevarse grandes premios, pero serán recordadas. Las otras dos nominadas son Blue Jasmine y Dallas Buyers Club.

Este año la gala será presentada una vez más por Ellen DeGeneres, humorista y presentadora estadounidense que ya fue maestra de ceremonias en otra ocasión de la que salió bastante airosa. Quizá su ironía y su cercanía con todo su público la conviertan de nuevo en una presentadora ejemplar. Aunque desde aquí esperamos bromas agrias, de las que duelen… Mientras llega la madrugada del domingo al lunes, os dejamos con este vídeo de la propia Ellen, donde a golpe de baile y playback se marca un original tráiler de cara a la gala: HERE WE GO!

La madrugada del domingo al lunes sabremos quienes son finalmente los ganadores y será entonces cuando ésta entrada se autodestruirá para que nadie sepa hasta dónde hemos metido la pata con nuestras predicciones…

Sinceramente sólo tenemos una cosa clara, y es que … ¡ojalá nos equivoquemos mucho!

Tráiler Ellen DeGeneres: ‘Here we go Oscars!’

Danza y moda se unen para apoyar el ‘made in Spain’

La Asociación de Creadores de Moda de España (ACME) y el Instituto de Artes Escénicas y de la Música (INAEM) han firmado un acuerdo de colaboración para el fomento y el desarrollo de las artes escénicas y la moda española. No cabe duda que nuestro país tiene verdaderas joyas en ambas disciplinas, por lo que este convenio no podía ser más acertado.

De esta forma, el INAEM y ACME han acordado establecer y mantener una estrecha colaboración para coordinar sus actuaciones e intercambiar información sobre sus actividades, fomentando así la creación de nuevos proyectos entre los directores artísticos de las compañías nacionales y diseñadores de moda.

El director general del INAEM, Miguel Ángel Recio Crespo y el presidente de ACME, Modesto Lomba, firmaron este martes el convenio de colaboración en la sede del Ballet Nacional de España y la Compañía Nacional de Danza, donde estuvieron acompañados por los diseñadores españoles Agatha Ruiz de la Prada, Juan Duyos, Dolores Cortés, Ion Fiz, Francis Montesinos, José Víctor Rodríguez de Victorio & Lucchino y Juanjo Oliva, además de Antonio Najarro, director del Ballet Nacional de España y José Carlos Martínez, director de la Compañía Nacional de Danza.

Miguel Ángel Recio Crespo, presidente de INAEM, recalcó la importancia de un trabajo de cooperación para la búsqueda de la excelencia cultural: “Se trata de una labor de acompañamiento mutuo para el fomento de la innovación, la creación, la promoción y la difusión de las artes escénicas en relación con la creación de moda española”.

Con este acuerdo se pone en firme una colaboración que se desarrolla desde hace varias temporadas, como fue el caso del vestuario que Nicolás Vaudelet diseñó para la obra Sorolla del Ballet Nacional, o el diseño realizado por David Delfín para la obra Nippon-Koku de la Compañía Nacional de Danza. El objetivo es continuar esta línea de trabajo y que la moda española “tenga más peso” en las producciones de las entidades asociadas al INAEM, señalan desde ACME.

Para el diseñador Modesto Lomba, este convenio es muy importante porque ayuda a crear “sinergias al abrigo de la marca España“ y permite desarrollar iniciativas como las que en su día realizaron Cristóbal Balenciaga, Elio Berhanyer Jesús del Pozo, este último con el vestuario del ballet de “Carmen“.

Diseños de Nicolas Vaudelet para 'Sorolla' - 2013

Diseños de Nicolas Vaudelet para ‘Sorolla’ – 2013

Página 1 de 9

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén